Pedagógicas

El Maestro y su quehacer Profesional

salon1
Publicado por Angela Castro

Para que el educador pueda asumir su tarea educativa y un compromiso con la sociedad, debe comprometerse en un proceso de cambio personal y profesional de proyección a la comunidad y que pueda tener elementos a partir de una reflexión bien fundamentada, analizar su realidad inmediata y su lugar frente a ella:

Dentro de esta propuesta de la formación de hombre nuevo y una sociedad nueva se necesita rebasar el concepto tradicional de escolaridad que ha centrado su acción en lo institucional, relegando la formación integral de la persona, y con una indiferencia respecto del futuro de la niñez y la juventud colombiana.

Para ello es necesario abrir espacios de discusión colectiva de los maestros, los directores, rectores, jefes de núcleo, que contribuya a mejorar su reflexión y su capacitación pedagógica, realizando una retroalimentación y una evaluación permanente del proyecto educativo que desarrollan en sus establecimientos educativos; concretando la renovación curricular con proyectos flexibles y abiertos, que atiendan las necesidades educativas de los niños, los jóvenes y la comunidad.

Es necesario además motivar al educador para que participe activamente en la implementación de una educación participativa y democrática, con el fin de formar hombres críticos, pensadores y libres que la sociedad necesita, vinculando así la escuela a la comunidad, ya que ésta es vital en los procesos de desarrollo social. El maestro por su condición de líder natural dentro de la escuela le corresponde asumir esta tarea y responder así a la demanda de la sociedad.

La escuela ha de ser un proyecto de formación humana, la escuela perfecciona la tarea de relaciones socio-afectivas y posibilita al joven que defina su identidad.

Es necesario una escuela de convocatoria, de puertas abiertas a la comunidad, que permita convivir con la diferencia, una escuela que conciba el desarrollo humano en sentido armónico: lo intelectual, lo lúdico, lo cultural, el goce… una escuela que posibilite al alumno su sentido de pertenencia al mundo y cuya labor educativa esté fundamentada en el’amor, en relaciones basadas en el respeto mutuo.

La escuela como lugar donde se transmite y construye la cultura, debe recuperar su función cultural y social a la luz de los nuevos retos, problemas y valores que plantea la generación que hoy se está educando y que llevan a· replantear tanto el quehacer del maestro, como los fundamentos mismos de la enseñanza.

Es necesario un cambio; pero este cambio deseable, sólo es posible si los educadores pueden re-conocer y re-pensar esta práctica que les da identidad sobre su tarea de enseñar, así como aquellos factores y prácticas que interfieren con la vida de la escuela como ambiente de convivencia y campo laboral.

“LO MÁS DÍFICIL DE LA ENSEÑANZA ES PERMITIR PENSAR”

Estanislao Zuleta

Acerca del Autor

Angela Castro

Docente de la I.E.F.A. coordina iefangel.org en la Básica Primaria y el programa de Medios Escolares.

Un comentario

  • Soy estudiante de pedagogia infantil y estoy muy deacuerdo en lo planteado ya que el maestro no debe de limitarse en su rol sino que debe ser innovador, creativo dandole a sus estudiantes la libertad de explorar de aprender y sobre todo las instituciones educativas tiene que trabajar en conjunto con la comunidad llegando a una calidad que sea de beneficio no solo para nuestros niños sino para un pais entero.

Dejar un comentario