Noti-iefa

Encuesta Nacional de Educación rajó la formación académica que se imparte en el país

Quibdó es la ciudad donde, según sus habitantes, se recibe la peor educación. Dicen que allí los recursos también están mal invertidos.

Secretarios de Educación rajados, críticas por falta de inversión y exigencias para que la educación sea gratuita fueron algunas de las conclusiones más importantes que dejó el sondeo.

Encuesta Nacional de Educación rajó la formación académica que se imparte en el país

La animación

Quibdó es la ciudad donde, según sus habitantes, se recibe la peor educación. Dicen que allí los recursos también están mal invertidos.

Secretarios de Educación rajados, críticas por falta de inversión y exigencias para que la educación sea gratuita fueron algunas de las conclusiones más importantes que dejó el sondeo.

Éste acaba de ser revelado por la ONG Educación Compromiso de Todos y fue realizado por la firma Napoleón Franco, la cual consultó la opinión de 1.638 personas -entre 18 y 64 años- de Bogotá, Medellín, Cali, Sincelejo, Bucaramanga, Quibdó y Cartagena, y encontró que 6 de cada 10 consideran que no se está invirtiendo lo suficiente para mejorar la enseñanza que se imparte en el país.

Medellín es la ciudad donde sus habitantes creen que está mejor repartido el dinero que va para escuelas y colegios. Opinan lo contrario en Quibdó, donde un 72 por ciento de los encuestados asegura que allí los recursos no se ven.

Los ciudadanos calificaron con un 3,1 la gestión de la ministra de Educación, Cecilia María Vélez. Un poco más de la mitad de ellos -55 por ciento- dijeron no conocerla.

A través de sus voceros de prensa, la Ministra informó que no se iba a pronunciar sobre ningún punto de la encuesta, que también otorgó calificaciones medias y bajas a los secretarios de Educación de las ciudades analizadas.

Solo los de Medellín y Sincelejo obtuvieron puntajes altos.

La firma también les preguntó a las personas por el derecho a educarse. Uno de cada 4 encuestados aseguró que no le están garantizando ese derecho, entre otras razones, porque es costosa.

“Evidenciamos que la gente se educa en el sistema público y por eso creemos que hay que fortalecerlo e invertir más en educación. Vemos también que cualquier política con 6 años da resultados, pero seguimos atendiendo los mismos elementos de siempre: cobertura y eficiencia y hay que hacer mayor énfasis en calidad”, dice la encuesta.

El debate sobre la gratuidad de la educación salió a flote con contundencia en la investigación.

Un 93 por ciento de los encuestados considera que la enseñanza debe ser gratuita, porque de esta manera se beneficiaría a los que no tienen recursos para acceder a ella.

Solo un 7 por ciento contestó que sí se debe cobrar por ir a aprender a una institución académica. Argumentaron que si es gratuita el nivel educativo bajaría, porque no valorarían los conocimientos recibidos.

La calidad, uno de los puntos que expertos le han pedido al Ministerio no descuidar, también fue objeto de preguntas.

Se encontró una división entre quienes creen que la educación ha mejorado (43 por ciento) frente al 25 por ciento que dice que se ha mantenido igual. Un 32 por ciento dice que ha empeorado.

En Quibdó es donde la gente está más insatisfecha con la formación que se imparte.

Además, solo el 30 por ciento de los encuestados cree que los bachilleres están saliendo bien preparados. En lo que sí hubo una respuesta casi unánime es sobre el descontento en la forma de evaluación. Un 84 por ciento de las personas respondió que no está de acuerdo con la actual promoción automática, que permite que solo repitan el año un 5 por ciento de los alumnos de un colegio y el resto, así no tengan buenas notas, sea promovido.

_____________________________

Fuente:  Periódico  ” El tiempo” junio 7 de 2009

Acerca del Autor

Ricardo Steffens

Profesor de Lenguaje e Idiomas de la I.E.F.A. Administrador de iefangel.org. Coordina Medios Escolares. Coordinador de Calidad de la IEFA. Le interesan procesos investigativos e información en la actividad Lectoescritural como proceso, además del uso de las TICs.

Dejar un comentario