La vida en la I.E.F.A más allá de las dificultades: un reto para la educación ética y en valores humanos.

Nueva Planta Física inaugurada el 1 de septiembre de 2008

 

“La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.”

Albert Ainstein

La realidad colombiana, nuestra vida, ocurre en medio de un panorama difícil caracterizada por un ambiente convulsivo desde el punto de vista social, económico y político que generan pérdida de identidad  y sobre todo, una lamentable crisis en los valores y desigualdad en oportunidades.

Para quienes desarrollamos procesos pedagógico-académicos en las aulas con el firme propósito de formar la nueva generación de ciudadanos colombianos, es de conocimiento de las dificultades que se viven todos los días para lograr que nuestros alumnos y alumnas alcancen las metas de aprendizaje propuestas y en este sentido, como parte de los currículos, es imprescindible lo que se hace en  educación respecto a la recuperación y enseñanza de los valores como eje transversal desde todas las áreas y que además contrasta de manera compleja con la realidad que experimentan los niños, niñas y jóvenes de hoy.

En Colombia y concretamente en Antioquia es motivo de preocupación la pérdida progresiva de valores que se observa en los diferentes sectores que conforman nuestra sociedad y de repercusiones negativas en muchos de nuestros estudiantes. Existe un bajo rendimiento en conocimiento de la educación cívica, la urbanidad, la ética, la lealtad, el respeto, entre otros valores, como consecuencia del bajo interés de las instituciones en todos los niveles y en la ausencia de la implementación de un programa que eduque al estudiante en estos temas.

Inauguración Nueva Planta Física 1 de septiembre de 2008

Por ello, estamos convencidos de que requerimos de elementos teóricos, metodológicos y prácticos, que nos lleven a procesos de autoformación, de análisis y discusión, de reflexión y cambio con miras a lograr una educación básica de calidad y a la altura de las demandas actuales que la sociedad ha depositado en la escuela. La ética, los valores, el civismo la urbanidad parecen estar totalmente desaparecidos de la educación, que con fuerza y responsabilidad debe hacerse desde las familias y que lamentablemente han perdido vigencia y rigor en los currículos escolares. Al implementar estas temáticas en el currículo de las instituciones educativas estamos garantizando hechos decisivos de la democracia; comprensión de las leyes; aplicación de derechos humanos, civiles, políticos y sociales; sentido de pertenencia por nuestro país, participación activa en la democracia del país, respeto, decoro, cortesía, la educación y la ciudadanía, dignidad entre todos los integrantes de una comunidad; aplicación de valores y principios; comportamiento ejemplar en cualquier rol que desempeñé el estudiante en la sociedad.

Desde las Instituciones educativas se experimenta una enorme preocupación por el deterioro de las relaciones convivenciales en lo que también están comprometidos los Padres de Familia y el Estado:

En primera instancia tendríamos que analizar las condiciones de vida de nuestros estudiantes Federiquianos caracterizados como ciudadanos provenientes de los estratos 1 y 2. Nuestras  familias, por supuesto, tienen un modo de vida determinado, que depende de sus condiciones de vida, de sus actividades sociales, y de las relaciones sociales de sus miembros. El concepto incluye las actividades de la vida familiar y las relaciones intrafamiliares, que son específicas del nivel de funcionamiento psicológico de estos pequeños grupos humanos Caldeños; aunque reflejan, en última instancia, las actividades y relaciones extrafamiliares.

Los cerezos, Mandalay son nombres de comunidades barriales  muy estigmatizados en el municipio de Caldas, como consecuencia de sus convulsivas formas de vida que han ido marcando su historia como comunidades en reserva por sus problemas de convivencia. En medio de estas comunidades se encuentra la Institución Educativa Federico Ángel, cuyos estudiantes han sido blancos de esa estigmatización y que han generado severos problemas de autoestima, situación que se ha convertido en un interesante reto y ha merecido un tratamiento especial por parte de la actual administración y el colectivo docente de la Institución, como fundamentos esenciales para una renovada propuesta de P.E.I.

Consolidar nuestra institucionalidad ha requerido y continúa requiriendo de acciones, compromisos y responsabilidades de los diferentes estamentos de la comunidad educativa de la I.E.F.A. Al encuentro con los dos últimos años lectivos de 2008 -2009 hemos estado en una etapa de redescubrimiento de hallazgos y nuevas señales para balancear los resultados obtenidos hasta ahora, los logros alcanzados y tareas que debemos seguir desarrollando.

Atendidos los postulados del Gobierno Nacional a través de su propuesta “Revolución Educativa”, la Ministra de Educación ratifica  que una verdadera revolución educativa tiene que centrar su acción en la institución, que es el lugar donde se dan las verdaderas transformaciones. Alude que son los miembros de esa institución en compañía de las Secretarías de Educación y el M.E.N. los encargados de producirlas, situación que a nuestro juicio conexa con las actuales circunstancias de la I.E.Federico Ángel, en el sentido de cubrir nuestras inmediatas necesidades en la construcción de una nueva cultura institucional que contribuya a redimensionarnos como Institución Educativa, teniendo en cuenta nuestra corta vida institucional y las no confortables situaciones que en otras épocas, habíamos experimentado. La Comunidad Educativa confía plenamente en la gestión y una moderna concepción administrativa desde adentro y desde las autoridades educativas locales para responder como un conjunto a los desafíos del siglo XXI con equidad y calidad.

En los actuales momentos la comunidad Federiquiana afronta el desafío de desarrollar acciones, capacidades y habilidades que de manera sistemática nos garanticen el mejoramiento progresivo y fortalecimiento de nuestra institucionalidad y sobre todo recuperar la confianza en sí mismos de nuestros estudiantes , levantar la autoestima y generar seguridad en el desarrollo de una propuesta pedagógica pertinente.

Los Valores humanos en la Institución Educativa Federico Ángel.

Analizar qué valores vamos construyendo e interiorizando en la vida y cuál es nuestra estructura ética, es un trabajo indispensable para que los maestros de nuestra institución contribuyamos a forjar criterios que permitan orientar la convivencia cotidiana de los alumnos en las aulas y en la Federico, con la convicción de que la formación en valores y la ética que puede promoverse entre las alumnas y los alumnos, se refleje en sus actitudes y su comportamiento en los otros grupos sociales en los que interactúan. Es una tarea compleja, pero como ya advertimos es un reto interesante, motivador y estimulante para contribuir a la formación de las nuevas generaciones de Federiquianos, de  Caldeños.

Inculcamos a nuestros alumnos y alumnas que es necesario que como seres humanos reconozcamos las confrontaciones en las que vivimos permanentemente y que para subsistir requerimos controlar la parte destructiva de nuestro ser, porque no vivimos aislados, formamos parte de distintas colectividades con diversas concepciones del mundo y de la vida, en las que debe haber orientaciones generales que nos permitan coexistir.

Para los y las docentes de nuestra institución la formación en valores éticos es un reto, en un momento histórico en que parece imponerse una razón que prioriza lo individual por encima de la colectividad, donde los medios de comunicación y los dueños del poder económico enfatizan ese pensamiento con una serie de prácticas lesivas para la sociedad, en las que se trata de imponer un modelo de vida que desprecia el bienestar común y pondera el bienestar individual. Hemos emprendido la tarea de construir todos los estímulos posibles para lograr el propósito de recuperar la autoestima de nuestros niños, niñas y jóvenes Federiquianos. Al respecto, Ángela Débora Castro, educadora de la básica primaria a quien le apasiona la vida de la Federico y sobre todo con la firme intención de apostarle a la solución de los diversas situaciones que se presentan en el problema convivencial; además, de  las respuestas que pueden dar  nuestros estudiantes en el desarrollo del proceso pedagógico-académico, construyó casi un himno de las ideas Federiquianas para nuestros niños, niñas y jóvenes como parte de nuestro trabajo en la cotidianeidad de la Federico:

“QUERIDO ESTUDIANTE FEDERIQUIANO: Sabes cuáles son nuestras expectativas contigo ¿qué esperamos de ti? Esperamos que evalúes ¿cómo son tus actuaciones?, ¿cómo desarrollas tu proceso en el aula?, ¿cómo es tu comportamiento después de clases?, ¿De qué forma estudias?, ¿cuáles son tus obligaciones en casa y fuera de la IEFA?, ¿cómo es la relación con tus compañeros?, ¿Cómo te expresas y qué términos usas?, en fin, que tengas mucho cuidado con la manera de actuar y tengas la responsabilidad de reparar tus comportamientos equivocados.

Y sabes  ¿por qué  aspiramos esto? fundamentalmente porque tenemos interés en ti, no solo como estudiante sino como persona y  como miembro de nuestra comunidad educativa. En tu Federico, esperamos que disfrutes de  tiempos maravillosos, que vivas  tus etapas de niño y adolescente, que conviertas sus aulas y sus pequeños lugares para la recreación y el deporte en espacios importantes y que los patios y pasillos sean los parceros de tus inquietudes.

Aquí, seremos testigos de cómo creces, no solo físicamente, sino espiritualmente. Cambiarás, sin duda, pero serán cambios propios de la naturaleza y a los cuales tú debes acudir, pero es agradable  ver en ti dichos cambios. Deseamos compartir cada instante con Ustedes, también tus momentos de malestar, pues para fortalecer el carácter debemos superar obstáculos y tú te irás preparando para ello.

Más que sus maestros queremos ser sus amigos y…… está bien que sean diferentes, pero sean ustedes mismos. La profe Ángela los invita a que revisemos  cada día nuestras actitudes y hagamos de la Federico el mejor lugar de Caldas para crecer y formarse”.

La razón de ser de la Federico; nuestros alumnos y alumnas.

La familia, los medios de comunicación, los funcionarios públicos, los artistas, los comerciantes y las autoridades, en fin, la sociedad entera educan o deseducan  con su comportamiento y con su ejemplo, con el testimonio de su vida. Por eso la Misión de Ciencia, Educación y Desarrollo nos invita a todos los colombianos a tomar conciencia de los efectos educativos de nuestro desempeño y a actuar como país educador y como ciudades educadoras. Para nuestra Institución, todas sus acciones convergen con respeto a la atención de más de mil estudiantes que independientemente de su estrato y calidad de vida y los problemas propios de su entorno valida su condición de ser humano en formación.

No es admisible la descalificación, la estigmatización, la exclusión y la ubicación de mejores o peores estudiantes en una comunidad que debe entender que la educación en el sector oficial es para todos los colombianos que así la acepten y se debe impartir en igualdad de condiciones. Durante el proceso educativo que emprendimos desarrollar como institución educativa, somos conscientes de que nuestros alumnos y alumnas, en los actuales momentos y en el pasado reciente, no sólo, han estado siendo afectados por todo aquello que ha sido planeado y prescrito explícitamente , sino por otros aspectos no planeados, que afectan su educación y la armonía institucional. Antes del 2008 sufrimos cierta inestabilidad afectiva, administrativa y esos aspectos no planeados que en el ámbito educativo llamamos “currículo oculto”, en nuestro caso ha tenido y tiene que ver con la forma de relacionarnos unos con otros, con la actitud que adoptamos los maestros para premiarlos o reprenderlos, en la disposición, calidad y presentación de los hoy renovados espacios escolares que tuvo a bien refaccionar los gobiernos local y departamental.

Por ejemplo, el año pasado (2008) funcionamos como una comunidad disgregada como consecuencia de la reparación de nuestra planta física: El preescolar en una institución amiga, parte de la primaria en otras instituciones y la secundaria en dos jornadas, en un local facilitado por la Alcaldía Municipal y en donde funciona una institución para el bachillerato acelerado, INDECAP:  una azotea como patio de recreo, salones en cuya arquitectura se emulan los viejos edificios griegos, con sus columnas muy ordenadas, o por ejemplo, el entorno de  las aulas que se pudieron usar en nuestra sede oficial:  el ruido ensordecedor de los taladros que fustigó a nuestros niños y niñas durante largos días y que hoy casualmente siguen fustigándonos como consecuencia de la canalización de la quebrada la Chuzcala que en el mes de marzo del presente año de 2009 se desbordó e invadió de lodo a las instalaciones de nuestra Institución.

En fin, sin laboratorios, sin espacios para hacer deportes, sin salón de actos, en las celebraciones y la forma de hacerlo, en los valores, gustos o preferencias hacen de nuestros estudiantes los más tolerantes, los más dispuestos, los mejores amigos, los más respetuosos de sus condiciones y de sus maestros, los más sacrificados, en una palabra los más sacrificados incidentalmente del municipio de Caldas. Esta descripción se constituye en el cimiento sostenedor del mejor perfil de los estudiantes a que aspiramos y todas estas circunstancias, plenas de inmensos valores nos hacen vislumbrar egresados con excelente formación ciudadana, capaces de contribuir a las transformaciones de sus propias realidades.

Estamos por el buen camino y convencidos de que La Institución Educativa Federico Ángel está aportando elementos para identificar su pertenencia al Municipio de Caldas, a Antioquia y a Colombia, una sociedad en la que compartimos una lengua, unas tradiciones y símbolos así como valores y principios establecidos a lo largo de la historia de nuestro país.

Comentar

Click aquí para enviar un comentario