MUNDIALIZATE

Por su carácter orientador y de difusión del debate en torno al fútbol y su aprovechamiento en el ámbito pedagógico-académico, publicamos esta nota que puede ser contextualizada en nuestro medio,  dados sus criterios universales, al respecto. En épocas del mundial, podemos analizar el papel de un entrenador y compararlo con un pedagogo, sobre todo en la trascendencia que tiene en la vida de cada jugador y la responsabilidad que conlleva desarrollar virtudes como la paciencia, compromiso, entrega, dedicación y tolerancia.

El FÚTBOL EN LA ESCUELA: APORTES PARA PENSAR UN ENCUENTRO

La escuela debería ser un espacio democrático de formación integral y de transmisión de la cultura, por lo tanto  debe abrir canales para el desarrollo de todas las aptitudes y potencialidades de las personas que atravesamos el Sistema Educativo.

El fútbol no debería quedar afuera de la escuela, como saber a transmitir. Es fundamental la reflexión acerca del lugar que ocupa el fútbol y su práctica en nuestro país, como fenómeno sociocultural y como deporte de masas, lo cual excede ampliamente el fútbol “del reglamento”.

No hay en nuestro país en la actualidad, una línea clara y actualizada de desarrollo teórico-práctico en el tema. Si una clase o una sesión de entrenamiento es un acto de conocimiento, la actuación de un profesor de Educación Física, su grado de capacitación y actualización, determinará que los aprendices, a lo largo de un periodo de tiempo profundicen en conocimientos específicos. Además origina un campo de competencia laboral reconocido socialmente.

La observación de las clases de Educación Física en las escuelas marca la tendencia a seguir: los chicos con mayor competencia motriz son aquellos que concurren a clubes y participan activamente de la práctica de algún/os deportes, lo que hace que se destaquen en las clases por sobre el resto, siendo el fútbol la mayor oferta en el campo de los saberes cinético-corporales. Los espacios de aprendizaje asistemático están tendiendo a desaparecer en zonas urbanas: quedan pocos baldíos y potreros, las plazas y parques o dejaron de ser lugares públicos o son vistos como peligrosos.

Lo que era asistemático puede ser hoy sistematizado desde una construcción eminentemente pedagógica. Incorporarlo como contenido a enseñar sería una forma de desfragmentar las construcciones teóricas y vincularlas al espacio de la práctica. Producir un discurso sobre el fútbol que fundamente un conjunto de intervenciones posibles comenzaría sin duda a saldar una las tantas deudas pendientes que tiene la Educación Física escolar en nuestros países latinoamericanos.

_______________________

SOCCER IN THE SCHOOLS: CONTRIBUTIONS FOR A MEETING.

School should be a democratic space for integral formation and transmission of culture and, therefore, should open channels for the development of aptitudes and potentialities of those people who go through the educational system.

Soccer should not be left out of the school. As a socioeconomic phenomenon and a popular sport of the masses (amply exceeding “regulation” soccer), fundamental reflection is necessary about soccer’s place within the educational system and its practice in our country.  There is no clear, actualized direction for the theoretical-practical development of the sport in Argentina at the present time.

If a class or training session is considered as an encounter for the exchange of knowledge, then

students will deepen their specific knowledge over time in accordance with the physical education professor’s capacity to teach actualized information and techniques. In addition, a socially recognized area of work competence is generated.

A clear tendency emerges in school physical education classes. The children with the best motor skills are those who go to afterschool clubs and actively participate in one or more sports. In school soccer (the main sport offered for kinetic-corporal development), these children perform better than the rest of their classmates.

The space for unsystematic and unstructured learning is disappearing in urban areas: there are few vacant lots and fields, and the squares and parks are either no longer public spaces or considered dangerous. What was once unsystematic could today be systematized within an eminently pedagogic construct. Incorporating the unsystematic within teaching contents would be a form of defragmenting theoretical constructs and attaching them to the area of practice. Opening up wide discussion about soccer would not only lay the groundwork for possible interventions, but most certainly would also settle many pending doubts about physical education in Latin-Americans schools.

___________________________

Fuente:

Tulio Guterman (Arg.)

http://www.efdeportes.com/efd2/22tag.htm

Comentar

Click aquí para enviar un comentario