¿A qué le temen nuestros jóvenes hoy en día?

Escribir como adulto de la vida juvenil es fácil, máxime cuando se ha trasegado por los senderos de la maduración y los logros personales, en generaciones distintas y en roles diferentes, de hijo a padre, quizás esta introducción enredará la cruda y dura realidad de una sociedad que se deteriora cada día más y pierde el rumbo del progreso.

Primero parto de la falta de liderazgo mundial, en este cambio de siglo los estilos de vida y las sociedades se arriman a una autodestrucción, y quizás nos preguntamos ¿a qué se debe todo este cambio abrupto de la vida civil y social? Y se puede responder tranquilamente; a la brecha generacional y real que encontró la humanidad en otros símbolos y enseñanzas, por ejemplo la entrada en vigencia de elementos tan importantes en la canasta familiar y la caída libre de los valores, prioridades y objetivos de unidad familiar, han acrecentado aún más la problemática, generación tras generación, hasta llegar a la degeneración y degradación humana.

Lo anterior para decir que en la década del 60 en el siglo XX, se empezó a romper y marcar la historia de ésta nueva línea de vida actual y moderna, y no solo desde las tendencias si no desde los usos tales como aquel campamento hippie donde la vergüenza y el miedo se empezó a perder, el desafío y las puestas en cara de todos aquellos osados jóvenes de la época permitieron enrutar la década del setena tal y como se pronosticaba, libertina y sin temor a los riesgos que ella suponía y adicionalmente subyugar el valor de la potencialidad humana al servicio de la era digital y tecnológica, desde la entrada fuerte de la televisión y su evolución, la decadencia de costumbres  y símbolos ingresados a esta generación y por ende la generalización e igualdad como ingreso democrático de los gobiernos, permitieron  romper  aún más la cadena de desosiego y caos por los que se traviesa hoy en día en nuestro mundo moderno.

Lo Social y lo Económico, dos elementos de la sociedad bastante complejos a la hora de equilibrar en el mundo capitalista, y no trato de conducir mi reflexión a los modos de producción ni estados de producción, sino que intento elucidar una realidad que a la luz de acontecimientos recientes han conllevado a esta crisis.

Una segunda mirada está por los términos del tratado de valores, y la mirada social como elemento ejemplar de un mundo que en otras tiempos  demoraba en conocer las reacciones de otras fronteras; y como en lo anterior refería a la televisión, el gran pedazo que le tocaba como responsable de quienes manejan y orientan  los erróneos guiones y programas actuales que para no herir susceptibilidades no mencionaré ninguno. Logro concluir que ese elemento sumado a la indiferencia y despreocupación de unos y otros por las demás cosas de nuestro alrededor pues culpemos libremente a esa mala orientación que la televisión proporciona a nuestras familias.

Ahora bien dirijamos la atención a la escuela y lo decía  Estanislao Zuleta en uno de sus tantos escritos que omitió por olvido respetuoso “la escuela tradicional castra”. Señores educadores, directivos y comunidad educativa, ¿Cuál es la gran responsabilidad que le toca a todo el sistema educativo colombiano obsoleto y denigrado por completo gracias a la burocrática modalidad estatal de marginar los problemas a punta de mediocres sistemas copiados ilegítimamente de otros países diferentes a la condición nuestra?

Con lo anterior entiendo que suele ser un discurso de izquierda o de pensamientos sindicales, y  no pretendo delimitarlo o conducirlo a esto, ni de vainas como nuestros dichos de la hermosa capital colombiana, sin embargo  es una forma de hacer entender, que incluso los niveles de calidad del ICFES como medición en el  sistema  educativo colombiano, ha tenido los mayores reparos desde su fondo y forma.  Y tan solo aquellos planteles educativos que compiten con niveles económicos severos para poder ofertar y brindar otro mundo educativo enriqueciendo sus arcas acosta de los bolsillos de familias que ven en sus hijos un futuro material,  pueden garantizar esto,s entre comillas, niveles de muy superior, superior y alto. “Hubiese querido ser compañero de estudio de Marco Fidel Suárez en el colegio San Ignacio Loyola o del sistema oligarca educativo colombiano quienes son preparados para el siguiente sometimiento generacional y gubernamental de nuestros estados”.

Y en todo lo expuesto anteriormente me quedo con un elemento claro la perdida de valores. Como esto es simplemente una mirada subjetiva de una persona que ha trasegado por el devenir de los días en este mundo cambiante, solo quiere pensar por un minuto en nuestra población juvenil, desorientada sin temor a Dios, madre, padre e hijos. Y saco la gran conclusión nuestros jóvenes hoy en día le temen a quedarse sin chat, facebook y laptop, bares swinger, amigos y amigas promiscuas, el último álbum de corte de mano de cualquier grupo anti valor y que atenta contra la dignidad, la vida y el pudor, le temen a la furia de sus amigos, a no quedar en embarazo de aquella orgía desobligante y poco aberrante, le teme a las farras del domingo sin drogas sintéticas y licor puro, destilado por las licoreras capitalistas, le temen a quedarse sin cigarros, le temen a que no presten el colegio para el baile nocturno y por supuesto le temen a sus propios valores.

Se avergüenzan de ellos mismos, se alimentan de sus impurezas y aquellos que no se incluyen en este estilo de vida son unos nerds o están out.

Para quienes leen con cariño les digo que estamos a tiempo de detener este caos generacional, por que además yo fui el último de los hijos de mi generación que respete a mis padres, le tengo miedo a una rabia de Dios y tengo miedo de muchas cosas; y soy el primero de los padres de mi generación que levanta a esta cantidad de jóvenes desorientados ávidos de encarrilar y mejorar la vida de una sociedad corrupta y genéticamente caótica.

OSCAR ALEJANDRO RINCÓN CARVAJAL

EDUCADOR FÍSICO IEFA

PERIODISTA ACORD 035

1 Comentario

Click aquí para enviar un comentario

  • compañero creo que nos encontramos en varios aspectos,a veces es tan complicado eso de los choques generacionales por la poca practica de la alteridad,otredad y multiculturalidad.los jovenes estan expuestos a cargar en sus mochilas todo lo que el mundo caitalista los invita a consumir;nosotros si somos adultos significativos solo tenemos una opcion ;el ejemplo es la unica manera dice un autor y estoy de acuerdo.En cuanto a los valores pienso que siempre existiran no se pierden estamos en crisis y muchos de ellos cambiaron.como seres en evolucion toca dar el mejor de los regalos AMOR Y COMPRENSION Y SOLO LO RECIBEN LOS QUE ESTAN PREPARADOS PARA ELLO.


También puede interesarte..