Pedagógicas

La I.E.F.A. una Institución para Leer con sentido

ninos20leyendo
Publicado por Ricardo Steffens

Con el propósito de fomentar la lectura comprensiva en los estudiantes Federiquianos, el consejo académico propuso el Plan “la hora semanal de lectura” en el cual estarán involucrados docentes y estudiantes. Se trata de estimular la lectura comprensiva de diferentes tipos de textos y de acuerdo al nivel de los alumnos y alumnas de nuestra Institución. A partir de este año lectivo de 2011 todos nuestros estudiantes y docentes harán del proceso lector un encuentro semanal con el mundo.

Ver fotografiás de la primera Jornada en la Básica Primaria

La IEFA es consciente de que en la sociedad en la que estamos inmersos se hace imprescindible y necesario el poder procesar grandes cantidades de información efectiva y rápidamente. Cuando leemos además de procesar información abordamos procesos cognitivos que son universales y que se producen en nuestra mente, así en ella aparecen representadas un conjunto de ideas que se suceden para representar lo que estamos leyendo como si se tratara de una película.

OBJETIVOS GENERALES:

1.- Conseguir que el alumno incremente su competencia lectora en su doble vertiente: decodificación y comprensión.

2.- Desarrollar el hábito lector y el gusto por la lectura.

3.- Mejorar la expresión escrita través de la producción de textos: coherencia, cohesión, corrección y adecuación.

4.- Fomentar y mejorar  la expresión oral.

5.- Ampliar el universo del vocabulario conociendo el significado de palabras nuevas.

6.- Intentar que todo el profesorado se sienta implicado para contribuir desde su área a la mejora de la lectura y de la expresión oral y escrita.

7.- Potenciar el uso del bibliobanco, planificando actividades para el fomento de la lectura.

8.- Implicar a toda la Comunidad Educativa en la utilización de las bibliotecas de la localidad con fines recreativos, informativos y de educación permanente.

9.- Promover actividades propias de la biblioteca.

10.- Dotar a la biblioteca de la IEFA de manera urgente de los recursos necesarios para su funcionamiento.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

  • Descubrir la necesidad de la lengua escrita para acercarse a ella con curiosidad, interés y  en situaciones significativas.
  • Desarrollar la agudeza perceptiva visual para discriminar bien la forma de las palabras, para seguir los renglones y pasar de uno a otro sin la ayuda de los dedos.
  • Leer comprensivamente evitando toda forma de oralización o subvocalización para reducir el esfuerzo lector.
  • Desarrollar la memoria mediata e inmediata para poder dar cuenta del contenido de textos medianamente extensos.
  • Desarrollar la atención para captar con claridad las informaciones y saber distinguir las fundamentales de las menos relevantes.
  • Ampliar el vocabulario para mejorar la comprensión.
  • Comprender los textos de manera activa y creativa, aportando a su significado los propios saberes del lector y sus experiencias personales
  • Ser capaz de resumir oralmente o por escrito el contenido fundamental de los diversos tipos de textos.
  • Utilizar la lectura para aprender los contenidos de las diversas áreas curriculares y para organizar la propia vida y la de la comunidad con diversos tipos de textos.
  • Componer textos de uso social y del ámbito escolar.
  • Comprender y expresarse oralmente en los diferentes contextos.
  • Expresar pensamientos, emociones, vivencias y opiniones.
  • Dialogar y formarse un juicio crítico y ético.
  • Expresar los conocimientos dando coherencia y cohesión al discurso.
  • Dramatizar situaciones y textos literarios.
  • Disfrutar escuchando, leyendo o expresándose de forma oral o escrita.

LA METODOLOGÍA.

La hora de lectura es semanal y corresponde cada semana a la hora de clase siguiente a la semana anterior y también en días diferentes. La asiste cada profesor que a esa hora tenga clase con el grupo correspondiente al horario semanal de clase.

Las estrategias y procedimientos.

La intención que tengamos a la hora de leer un texto influye en nuestra captación, así podemos buscar la idea principal, algún dato específico o podemos leer para emitir una crítica.

A nuestros alumnos les enseñaremos varios tipos de estrategias a la hora de enfrentarse a un texto para que la lectura sea más eficiente:

1. Predecimos de qué puede tratar el texto mediante:

  • La lectura del título o de los subtítulos.
  • El visionado de las imágenes que rodean al texto en el caso de que las haya.
  • Inferimos la idea principal a través de la lectura del título y a través de la lectura de las primeras líneas del primer párrafo y las últimas líneas del último párrafo (skimming).

2. Nos aseguramos si nuestras predicciones son correctas con una lectura rápida del texto, y ahora volvemos a confirmar la idea principal del texto.

3. Pasamos a realizar una lectura más exhaustiva párrafo por párrafo, si tenemos dificultad podemos relacionarlo con la idea principal que hemos inferido anteriormente, deducimos palabras nuevas por el contexto y buscamos información específica (scanning).

4. Cuando leemos con la intención de memorizar y de aprender, utilizamos una serie de estrategias que procesan la información, analizándola mentalmente y entendiéndola, si memorizamos sin comprensión, no se produce aprendizaje y rápidamente será olvidada, sin embargo cuando entendemos lo que leemos la información pasa a nuestra memoria a largo plazo.

5. Para aprender una información es necesario organizar las ideas, construyendo esquemas en el cual aparezca la idea principal junto con las ideas secundarias.

6. El resumen y el mapa conceptual contribuyen a pasar lo que leemos, de la memoria a corto plazo a largo plazo, de esta forma no se olvida.

7. Los mapas conceptuales son una organización jerárquica de las ideas y se realizan clasificándolas de acuerdo a su importancia.

8. Los resúmenes son síntesis que pueden ser personales (cuando agregamos nuestros criterios previos) o textuales (cuando establecemos en forma de paráfrasis la idea del autor, sin cambiar su significado).

9. De esta forma nuestros alumnos estarán aprendiendo significativamente, integrando la nueva información en las estructuras de conocimiento que poseen.

10. Es importante identificar los diferentes tipos de estructura que pueden presentarse en un texto, pues esto ayuda  a predecir el tipo de información que se puede esperar. Así podemos encontrarnos con un texto:

  • Secuencial o procedimental: el texto dice cómo hacer algo.
  • Enumerativo: establece una lista de cosas relacionadas con el tema y describe cada una de ellas.
  • Descriptivo: describe a algo o a alguien.
  • Comparación o contraste: enseña las semejanzas  o las diferencias entre dos temas.
  • Causa/efecto: el texto da las razones del por qué algún suceso ocurre.
  • Problema/solución: el texto presenta un problema y establece soluciones.

Si bien estas no son todas las estrategias que nos ayudan a comprender y procesar la lectura, son algunas de las que debemos tener presentes a la hora de ser lectores eficientes.

COMO EVALUAR LAS CAPACIDADES LECTORAS

A la hora de evaluar la lectura, se pueden diferenciar dos aspectos. Ambos son importantes y hay que tenerlos en cuenta en la misma medida a la hora de valorar la forma de leer.

a. VELOCIDAD LECTORA: En nuestra cultura, la lectura se realiza de izquierda a derecha. En este proceso, el principal órgano lector es el ojo. Sin embargo, el ojo no se desliza de forma continua, sino que se mueve dando breves saltos. Estas breves detenciones de denominan “fijaciones”. El buen lector hace fijaciones amplias. En cada una de ellas capta con claridad cuatro o cinco letras y percibe otras palabras no tan claras, pero que el cerebro sí reconoce y capta.

Se trata de conseguir, por tanto, que el ojo capte, en una sola fijación, el mayor número posible de palabras. Por lo tanto si se esta leyendo un párrafo las fijaciones del ojo son muchas es decir que se captan pocas palabras en una fijación es porque no hay un habito constante de lectura; así que el perfeccionamiento de la lectura se logra con el desarrollo de estos movimientos del ojo por medio de la práctica  y la repetición de la lectura.

b. COMPRENSIÓN LECTORA: Comprender es entender el significado de algo. Es decir, entender tanto las ideas principales como las ideas secundarias de un texto. Por tanto, se debe entender el significado explícito como aquellas que expresan el mensaje de fondo que el autor quiere comunicar.

Para poder distinguir la idea principal de un texto hay que prestar mucha atención a la palabra clave que más se repite y a sus sinónimos, que a menudo se reúnen bajo el mismo concepto semántico. Además, la idea principal es imprescindible. Si se suprime, el sentido global del párrafo queda incompleto. Para poder distinguir la idea secundaria hay que tener en cuenta que si la eliminamos, el párrafo no pierde su contenido esencial. Estas ideas suelen ser repeticiones de la idea principal, pero con diferentes palabras. Su función es apoyar el mensaje clave. Explicarlo y acompañarlo, para reforzar más su comprensión. Si después de leer una unidad de información no se percibe su idea o si se cree que una idea que es secundaria, es principal, se encuentra frente a un problema de comprensión de lectura; el uso de las estrategias ya mencionadas pueden corregir este problema y hacer que se convierta en un buen lector.

[vodpod id=Video.5519358&w=588&h=300&fv=]

FUENTE:

Poggioli, L. (sf)  Estrategias de adquisición de conocimiento. Disponible en  http://www.fpolar.org.ve/poggioli/poggio25.htm

Acerca del Autor

Ricardo Steffens

Profesor de Lenguaje e Idiomas de la I.E.F.A. Administrador de iefangel.org. Coordina Medios Escolares. Coordinador de Calidad de la IEFA. Le interesan procesos investigativos e información en la actividad Lectoescritural como proceso, además del uso de las TICs.

Un comentario

  • PARA LEER EN VOZ ALTA SE RECOMIENDA

    A continuación les ofrecemos a los docentes de educación preescolar y primaria algunas estrategias y sugerencias para poner en práctica.

    • Establecer el momento de la lectura antes de comenzar con las tareas escolares del día.
    • Es importante la sistematización, crear un tiempo y espacio amigable y cotidiano que se instale diariamente en el aula.
    • Leer en voz alta previamente el texto que se leerá. No todos los textos son para
    leer en voz alta: deberán experimentar hasta encontrar los adecuados.
    • Buscar la entonación justa, enriquecer el texto con la expresión y la voz. La puntuación es la escritura de los silencios.
    • La interpretación de éstos es un factor fundamental para la construcción del significado
    • Es importante construir nuestro propio relato agregando los signos de exclamación o interrogación que aporten al significado del texto.
    • Se sugiere que al menos el 70% de las lecturas sean literarias y un 30% de textos informativos, notas del diario, comentarios, textos humorísticos, cartas, etc.
    • Al finalizar, darles la oportunidad a los alumnos de preguntar aquello que necesiten para comprender lo que leyó el docente, sin caer en la tentación de “enseñar el texto” o dilatarlo.
    • Establecer cuándo termina el momento de la lectura. En este corte, se anunciará que al día siguiente continuará y luego comenzar la clase planificada para esa jornada.
    • No elegir textos que sean utilizados luego para otros aprendizajes. Es importante tratar de desvincular esta lectura de la tarea diaria, de modo que los chicos puedan diferenciar ese momento y relajarse. Cuanta más magia e intimidad se cree en el momento de la lectura, más avances se irán sucediendo.
    • Los textos no deben tener moralejas ni contenidos religiosos, teniendo en cuenta el carácter laico de la educación. Evaluar siempre los gustos de los alumnos, su contexto cultural y el respeto por los derechos humanos, la tolerancia y la defensa del espíritu democrático.
    • Crear el clima necesario para la lectura y la escuela, pero no interrumpir la lectura si algún alumno no está prestando atención. A medida que avance en el tiempo el momento de la lectura, alumnos y docentes valorarán más ese rito compartido.
    • Sugerimos que el docente que inicia la clase es quien lea. No importa cuál fuere su área, es importante para los alumnos comprender que la lectura es un tema de todos y no solamente del docente de lengua o literatura.
    • En los primeros grados es muy importante el papel de la imagen. Al tiempo que se va leyendo, buscar la forma de compartir las imágenes con todos los chicos. Evitar pedir a los niños hacer manualidades y dibujos del cuento como modo de evaluar su comprensión lectora. Es mejor conversar acerca del mismo, si se percibe incomprensión.
    • Se estimulará a los alumnos a adoptar el papel de lector ante la clase, estableciendo pautas básicas de lectura para evitar burlas al compañero que se equivoca y para permitir que todos los alumnos ocupen ese lugar. En estos casos es importante la relectura por parte del docente, siempre (lea bien o mal el alumno) del texto leído, para subsanar aquellas lecturas más flojas y evitando en todos los casos ultrajar al alumno.
    • Cuando se haya consolidado el momento de la lectura, también se podrá buscar la lectura silenciosa en caso de tener suficiente material para ofrecer a los alumnos.
    • Es importante invitar a leer a todos los que integran el equipo escolar y que deseen hacerlo: porteros, auxiliares, cocineros, directivos, secretarias, etc.

    QUÉ ACCIONES NO SE RECOMIENDA REALIZAR PARA EL MOMENTO DE LA LECTURA EN VOZ ALTA

    • Si un estudiante lee en voz alta al grupo, no debe ser examinado.
    • Evaluar un proceso de realimentación de una experiencia educativa NO es examinar.
    • Abstenerse de elegir textos para leer en voz alta por su “practicidad didáctica”. Porque la lectura no es un acto mecánico, sino que se complementa con las anticipaciones semánticas que cada sujeto trae de su propia experiencia de vida; o sea que la carga de significado para interpretar lo que allí se dice o lee y esos significados no son unívocos. Cada cual halla un sentido a su lectura.
    • Evitar el uso de fotocopias para la lectura. Ver, tocar y sostener en las manos un libro es, en sí, una estrategia de animación lectora.

    Una lectura en voz alta bien trabajada ocurre cuando quien la realiza escucha a quien escribe, ve lo que cuenta y se escucha a sí mismo a medida que hace suya la historia que está descubriendo.

Dejar un comentario