¿Apostolado Federiquiano?

Todavía no nos explicamos como la Federico asumió ubicarse en un emparedado en el cual por un lado refrendó la educación contratada y disfrazada de salvaguarda del derecho que tenían 500 estudiantes que recibían el “servicio” educativo desde el famoso programa “ampliación de cobertura” en el Centro educativo Ciro Mendía, institución de carácter privado, y por otro, soportar la irresponsable situación en torno a los docentes que atendían a esta población de estudiantes a través de contratos de trabajo al amparo de COREDI (Cooperativa que contrata a los docentes) y que viene ocasionando severos traumatismos en nuestra institucionalidad.  Docentes menospreciados y  en una situación flotante respecto a su estabilidad laboral y contractual y de derechos salariales.

Mientras el Estado y el régimen desinforman e imponen a los maestros estériles debates  formales (por ejemplo si debemos “calificar” con números o con letras, pero “respetando” las  pautas del “desempeño bajo, básico, alto o superior”)… avanza el proceso de plantelización y  de privatización de la educación en este país.

LA PLANTELIZACIÓN

Es esencial, en esto, asumir la dimensión exacta que la plantelización tiene:

  • Es la fase de privatización que ahora marca el énfasis, en relación con la educación  básica y media, de las políticas públicas que el Estado impone al conjunto de la  educación. Esta fase complementa los procesos de “ampliación de cobertura y la  entrega de mega-colegios a particulares.
  • La fase anterior del proceso de privatización de la educación básica y media se inició  con la municipalización a ultranza, derivada del Acto Legislativo 01 de 2001 y su  desarrollo en la ley 715 y sus decretos
  • 1850/02: Calendario académico, jornada laboral y escolar (garantizaba que se  “atendieran” más clientes del “servicio” con menos maestros)
  • 3020/02: Organización de la planta de personal docente y administrativo  (legalizó el hacinamiento)
  • 1278/02: Nuevo sistema de contratación y escalafón  docente que  desprofesionalizó y “flexibilizó” nuestra fuerza de trabajo, dividiendo, de paso  a los maestros en tres universos: los del régimen especial (227), los  desposeídos de las conquistas históricas del magisterio (1278) y los de  “ampliación de cobertura” (contratados bajo infames modalidades de  Cooperativas, “salario integral y demás formas neoliberales de explotación  impuestas en los últimos decenios).
  • 3222/03: Traslados (“Flexibilización” del “recurso docente” y permite “aburrir”  a los docentes del 2277)
  • 2700/04: Certificación de municipios (primera oleada y esquema de  privatización)
  • 0230, Ajustes curriculares (impone definitivamente  un currículo único ya  avizorado, basado en el individualismo metodológico y en el  “emprenderismo”; impone la “evaluación externa” como referente del  “control de la calidad” y, tras el criterio de ahorrarle dinero al estado central,  impone el “5%” de repitencia como fundamento que legitima, el derecho a la  ignorancia).
  • La nueva fase que seguirá a la plantelización (aherrojada con los mecanismos de  acreditación y “certificación” establecidos en el MECI y las normas ISO-9000), será la  apuesta de entregar “bonos” a los padres de familia, a la manera de subsidios que  éstos podrán entregar a “Instituciones escolares” ya sean éstas oficiales o privadas.
  • Una vez establecido este “entable”, disminuirán paulatinamente el monto de los  subsidios o las poblaciones (sisbenizadas) que tendrán “derecho” a recibir los “bonos”. 

Nuestra preocupante inquietud.

Resulta frustrante, extraño y vergonzoso haber caído en la trampa, orquestada por los últimos gobiernos en su afán de privatizar la educación. La debilidad y confusión asumida por una institución joven en el contexto Caldeño con pretensiones de consolidarse como líder del proceso pedagógico- académico de nuestro municipio en el ámbito de la instituciones educativas oficiales, pone al descubierto, una vez más, la andanada de triquiñuelas que las autoridades educativas, haciéndole juego a la racionalidad neoliberal, pretenden institucionalizar para acabar con el derecho a la educación que tenemos todos los colombianos.

El contexto neoliberal en educación

Bajo la racionalidad neoliberal, el sistema educativo es analizado en relación a tres ideas fundamentales: eficiencia, eficacia y calidad, que fueron originalmente acuñadas por la pedagogía estadunidense del eficientismo industrial que traslada al campo pedagógico y, en general al de las ciencias humanas, conceptos empresariales. De esta manera, se vincula lineal y mecánicamente el sistema educativo con el aparato productivo, subordinando el primero a los intereses del segundo. Se considera a la educación como producción de capital humano, como inversión personal y colectiva, la cual debe, por lo tanto, ser rentable en términos económicos.

Estos son los principios que rigen los programas educativos para todos los países de América Latina de organismos internacionales como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. Según este razonamiento, invertir mejor no significa invertir más, sino desarrollar aquellas áreas educativas que demanda el mercado y considerar la educación como una empresa que debe mostrar su eficiencia, eficacia, rentabilidad y calidad.

Implicaciones en la política   educativa

En este marco, el neoliberalismo impulsa el desarrollo de algunos conceptos en materia educativa de base estrictamente mercantil que es necesario examinar:

  1. Sustitución de la definición de la educación como derecho por la educación como mercancía.
  2. La educación como una inversión, valga decir, como una empresa necesariamente rentable.
  3. La definición del hombre como medio y no como un fin al quedar reducido a una vulgar y despersonalizada definición de “recurso humano”.

 Sacar a la educación del campo de lo humano, comunitario y social, y pasarlo al terreno de las mercancías, crea fuertes presiones para que los gobiernos impulsen una reducción de la educación como derecho humano. Si la educación se entiende en su sentido más amplio —como un proceso indispensable para el desarrollo personal y de la sociedad misma— resulta muy grave que existan situaciones o políticas oficiales que traigan consigo la negación de ese derecho. Pero si la educación se entiende sólo como un servicio, el planteamiento ya puede ser muy distinto, porque en último término se trata del acceso a una mercancía, si bien, intangible, un problema de mercado.

 1. La educación: de derecho a mercancía

Es necesario para el modelo neoliberal eliminar el derecho a la educación para hacerla comercializable, fuente de lucro y de dominación.

Al reducir la educación a una simple mercancía se le deja como objeto de consumo: a ella tendrán acceso quienes dispongan de los recursos suficientes para comprarla en los términos en los cuales se ofrezca en el mercado, o el estado la contrata con particulares.

La educación queda, de esta manera, despojada de cualquier sentido formativo, sustituido grotescamente por un sentido lucrativo. Se imparte una educación según un modelo tecnocrático: se trata de entrenar mano de obra hábil pero acrítica, por ello, se jerarquizan los campos tecnológicos en detrimento de lo humanístico, ético y social.

Una clara expresión de esta tendencia de mercantilizar la educación lo constituye el planteamiento relativo a la “imperiosa necesidad” de cobrar la matrícula estudiantil en las Universidades; por ejemplo. Esta propuesta no es realmente de carácter financiero como se ha venido planteando. Cualquiera que conozca medianamente el problema presupuestal de las universidades sabe que el ingreso por concepto de matrícula es irrisorio y está lejos de tener un impacto significativo en materia presupuestaria. Lo que está realmente planteado es la conversión de la educación en mercancía: los que tienen bienes de fortuna adquirirán esta mercancía con dinero, los pobres, siempre y cuando la puedan adquirir, la pagarán con su rendimiento y buen comportamiento.

2. La educación como una inversión

La apreciación de la educación como mercancía significa entenderla como una inversión. Se convierte en una vía para generar altos resultados económicos en el marco del esquema de transferencia y captación de la renta nacional, donde la oligarquía financiera y los grupos económicos son los principales beneficiarios del poder político.

En el sistema educativo se ha impuesto el concepto economicista neoliberal de la “eficiencia” referida a la “relación entre factores de producción y productos finales”. La educación es considerada como una empresa y desnaturalizada de su finalidad: el pleno desarrollo del ser humano y de su sociedad en el sentido más integral.

3. El hombre como medio y no como fin

Una de las principales deformaciones introducidas por la concepción neoliberal de la educación es la de ver al hombre como un medio y no como un fin, desconociendo todo el ordenamiento jurídico internacional y nacional. Los organismos internacionales, controlados por el capital transnacional, al referirse al hombre hablan de “recurso humano”. Esta noción es asimilable al concepto de “capital humano” de la racionalidad económica liberal que entiende al hombre como “medio” para fines netamente mercantiles. Así la educación, en cuanto mercancía y “medio de producción”, es una especie de fábrica de “recursos humanos”.

El sentido formativo de la educación es sustituido por una moral pragmática, orientada por la ganancia y el máximo beneficio individual.

EL PAQUETE EDUCATIVO NEO-LIBERAL

La negación de la educación como un “derecho humano” es continuamente sustentada con distintos artificios difundidos a diario por emisarios gubernamentales; uno de ellos es la pertinaz declaración de “falta de recursos”, acompañada de medidas gubernamentales orientadas al estrangulamiento presupuestal de la educación pública en sus distintos niveles y modalidades, en tanto se procede al estímulo cada vez mayor de la educación privada.
La definición neoliberal de la educación como mercancía y con ello su negación como derecho humano, supone principios fundamentales que orientan el diseño de las políticas educativas de los últimos y actual gobierno en consonancia con los dictados del Banco Mundial y del FMI.

Estos principios son:

  1. La Sociedad Mercantil. Siguiendo los más puros preceptos neoliberales se pretende despojar al estado de su función educativa y de formación ciudadana, para dejar ésta abandonada al capricho de las actividades e intereses particulares, como cualquier otra mercancía en el mercado.
  2. La privatización con la cual se aspira suplantar el principio constitucional de la gratuidad de la enseñanza. Solapadamente se introducen, a través de los medios de comunicación, una serie de argumentos que justifican la necesidad de pagar la educación para que ésta sea de mejor calidad y para que con la ayuda de quienes poseen más recursos llegue a los sectores “menos afortunados”.
  3. La elitización de la educación para reducir al máximo el proceso de democratización de la educación. Lo que se persigue con la erradicación del Estado Docente y con la instauración de la privatización de la educación es eliminar la intervención estatal de cualquier tipo en el proceso educativo, sujetarlo a criterios economicistas de “eficiencia y eficacia” y despojarlo de cualquier contenido social de mejoramiento de las condiciones de vida de la población en general.

La educación representa un anhelo de superación para las nuevas generaciones, un derecho elemental de niños y jóvenes que nacen en esta tierra. En este  sentido, no se trata de barajar guarismos y porcentajes, se trata de una decisión política. Es bueno recordar que naciones mucho más precarias económicamente han tomado la decisión de garantizar a sus ciudadanos una educación gratuita y de calidad. Es verdaderamente increíble para cualquier ciudadano conocer de estas realidades que rayan en la frivolidad y exhiben la degradación de un sistema político que no reconoce la importancia que tiene una buena educación para todos y que, por lo mismo, causa desgracias y daños iguales o peores a los desastres naturales o una pandemia. ________________________________

Fuentes:

1. http://www.actaodontologica.com/ediciones/1997/3/neoliberalismo_educacion.asp

2. http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/grupos/gentili/cap2.pdf

3. León Vallejo Osorio. EL ESTADO DESINFORMA AL MAGISTERIO MIENTRAS IMPONE  LA PRIVATIZACIÓN,  ARRASANDO LOS DERECHOS