¡Colombia mundial!

Regresan las notas de alejo a su rincón, y con ellas llegan las crónicas del mundial, porque Colombia 2011 es universal, y quizás a los amantes del deporte rey cualquier certamen futbolero lo  congrega;  y más cuando el mundo observa detenidamente la valiosa copa mundial que después de la de mayores es la más importante para las confederaciones y federaciones nacionales, allí se reúnen dirigentes, directivos, deportistas “algunos ya en la cúspide del fútbol mundial como el señor Phillipe Coutinho de la selección de Brasil, por Colombia James Rodríguez, Sergio Canales  de España, Juan Iturbe de Argentina, entre otros, tendrán la gran responsabilidad de recrear y retribuir con su fútbol a los aficionados que estarán concentrados desde el próximo 29 de julio y hasta el 20 de agosto en este magno evento.

Recuerdo como nunca el año 1.982 cuando en uso de razón vi en acción a Paolo Rossi en Italia y por ende engomé los más acérrimos sentimientos y gustos al fútbol y desde allí la noticia del señor Alfonso Sénior directivo de esa época: “Colombia será el organizador del mundial del año 1986”, y toda la expectativa de los colombianos de esos años, la emoción de saber que jugadores como Falcao( del Brasil de la época) ; Sócrates, Nery Pumpido, José Luis Brown, Tigana, Michel Platini, Diego Armando Maradona, el mismo Willington Ortíz por Colombia y por cierto (nunca pudo ir a un mundial), entre otros cracks de este majestuoso deporte, se iban a congregar en un país que vivía una trasformación futbolística gracias a entrenadores como Oswaldo Juan Zubeldia, Juan Martín Mújica, José Ricardo De León, Gabriel Ochoa Uribe, Aníbal Ruiz, Oswaldo Panzutto, Vladimir Popovic, Jorge Olmedo, Ramacioti, Luis Cubilla, entre otros Entrenadores nutrieron el fútbol colombiano.

Y como tanta dicha no se podía dar, el excelentísimo señor presidente de turno el Antioqueño, de Amagá para más señas, y godo por si acaso, “Doctor” Belisario Betancur Cuartas, dijo no a ese mundial, gracias al alto nivel analfabeta del país de ese entonces y  a la poca salud e inversión que se daba en esos frentes. Pues… el niño que era yo en ese entonces me quedé esperando la educación de calidad a la cual hacía alusión el mandatario y por ende esperaba enfermarme con frecuencia para acudir constantemente a las unidades hospitalarias que se iban a crear con la inversión económica de este gobierno para desviar la respuesta del no y justificar la incapacidad administrativa del estadista más educado y saludable que dio Colombia por elección popular.

Frio quedo el mundo futbolero y toco esperar exactamente 17 versiones de un mundial juvenil para que Colombia bajo la rotación confederativa que hace la FIFA hoy día y bajo la aceptación de un gobierno como el de Uribe a quien critico en otros frentes como buen maestro oficial;  pero que en cuanto a certámenes le dio el sí; apoyando en la dirigencia del fútbol.

Estadios retocados, como Medellín, Barranquilla, Armenia, Bogotá y Manizales, nuevos como el de Pereira, Cartagena y el mismo Cali, hacen gala de la capacidad colombiana de gestionar y dar otra cara al mundo moderno que cada día se maravilla más con el país que tenemos, lleno de cosas lindas y hermosas, y entregado a eventos de tal magnitud.

Mundial es mundial y ya estoy con el cosquilleo y la ansiedad  en torno a la cita futbolera que además servirá para traer inversión extranjera, otorgará una imagen diferente de esta Colombia golpeada por las noticias de maldad, odio y combos del micro tráfico, centrando la atención total en el deporte más popular del mundo, capaz de invitar a países como Egipto a quien por ocurrencia le sugirió a los dueños del hotel donde se hospedan, de  quitar la capilla por su diferencia de credo, y donde la leche de cabra es la base esencial de su dieta natural, y así historias que se contaran durante este mes y que gracias a los amantes a este deporte la recordaremos como el mundial que un día tuvimos y no hicimos y que hoy en compensación menor organizamos con el orgullo patriótico y heroico de una nación cálida en la celebración de eventos de este orden.

El balón rodara, las tribunas vibrarán y los goles se cantarán y al mejor estilo latino propios y extraños se unirán nuevamente en función del balón y entenderemos nuevamente gracias al deporte la capacidad de vender ilusiones de paz en un mundo cada día más global.

Click en la imagen


También puede interesarte..