La resonancia del Foro Educativo Municipal.

El encuentro Educativo tipificado como Foro Educativo Municipal  “hacia un proceso de mejoramiento: Evaluación de aprendizajes y competencias”,  realizado el 21 de octubre de 2011 en las instalaciones del Campus Universitario Lasallista, contó con  la participación de algunos estamentos de las  comunidades  educativas de Instituciones  oficiales  y privadas del municipio, académicos e investigadores, junto con  las autoridades educativas de la ciudad, en cabeza de la Secretaria de Educación, tuvo como objetivo general reflexionar críticamente  en torno a  las maneras en que la evaluación por competencias y los sistemas de evaluación institucional  han sido aplicados en las instituciones educativas del municipio de Caldas a la luz de los planes de mejoramiento.

Nos inquieta que la convocatoria no atendiera el cronograma nacional y los criterios acerca de la organización y realización de los foros municipales y departamentales con el propósito de acumular y presentar experiencias pedagógicas o educativas, de carácter significativo e innovador, para ser presentadas en el foro nacional. Al respecto pareciera más el cumplimiento de una tarea programática de la administración municipal y su Secretaría de Educación  que contribuir con la cualificación de la institucionalidad de las diferentes comunidades educativas del municipio.

El DECRETO 1581 DE 1994 en torno al funcionamiento de los Foros Educativos orienta desde su artículo 18. Convocatoria. Los gobernadores y alcaldes distritales o municipales convocarán a los respectivos foros educativos departamentales, distritales o municipales, así:

1. El foro municipal o distrital será convocado y realizado en el primer trimestre de cada año y el alcalde distrital o municipal, por intermedio de la Secretaría de Educación o del organismo que haga sus veces, convocará a las autoridades educativas distritales o municipales y solicitará a los miembros de la comunidad educativa definida en el artículo 6E de la Ley 115 de 1994 que por intermedio de sus organizaciones hagan la designación de sus representantes, con el fin de expedir la correspondiente credencial. Igualmente se convocará a todos los miembros de la Junta Distrital o municipal de Educación.

LA REUNIÓN

La audiencia del foro se descrestó con el valor del mismo, situación manifiesta por la propia Secretaria de Educación e invocando la transparencia que debe caracterizar a los funcionarios públicos en relación con la inversión pública: Cincuenta millones de pesos ($ 50.000.000), situación que contrastó con el valor de los últimos foros inmediatamente anteriores, $ 7.000.000 (año 2009) y $ 9.000.000 (año 2010), estos dos últimos  incluyeron varios conferencistas, jornada completa ,almuerzo y refrigerio para los participantes, exposición de experiencias significativas y en el caso del 2009 los talleres, mesas de trabajo y su respectiva  plenaria.

Por supuesto, que las características difieren dadas las personales aclaraciones que la funcionaria describió explicativamente en el sentido de haber sido un proceso que incluyó un ciclo de encuentros con docentes líderes de las Instituciones educativas con el propósito de adquirir claridad en torno a la evaluación de los aprendizajes, las competencias  y los Sistemas Institucionales de Evaluación del desempeño de los estudiantes, situación de total desconocimiento por quienes participamos de ese proceso e incluso con una interesante e ingeniosa justificación que la Secretaria consideró como sesiones de trabajo pre-foro. Este proceso fue contratado con la Universidad Lasallista.

El propósito columpio y programero de toda esta actividad oficial asume la convicción de formular un Sistema de Evaluación municipal. En este sentido, los lideres institucionales que hemos sido invitados a las discusiones previas expresamos nuestra posición al respecto. Estamos convencidos, por tanto, que para el proceso de formular un Sistema Institucional de Evaluación  es una gran responsabilidad y compromiso ético el que adquieren, no sólo  las autoridades educativas de Caldas, sino también los docentes y directivos docentes  y en general las comunidades educativas locales, en el ejercicio de la autonomía escolar.

Nosotros (las instituciones educativas)  reunimos condiciones profesionales, personales y la idoneidad para proceder a la  construcción de los Sistemas Institucionales de Evaluación, definir los criterios de  promoción de los estudiantes, y determinar las estrategias para mejorar y fortalecer sus  aprendizajes. No obstante, hay que admitir, que en la mayoría de los casos,  el proceso contratado por la Alcaldía ha dejado en tela de juicio esta perspectiva lo que pudiera  aprovecharse como el camino expedito para homogeneizar la propuesta de cómo evaluar el desempeño de nuestros estudiantes Caldeños, dependerá de nuestra responsabilidad, buen criterio y sabiduría para construir un instrumento pertinente  para tales efectos.

Insistimos desde la I.E.F.A. que hay que licuar estas propuestas para obtener un jugoso y nutritivo espacio que se convierta en una interesante oportunidad para seguir aportándole a este ámbito del proceso educativo y continuar la discusión en torno a la pertinencia de las orientaciones que en este sentido el estado colombiano ha venido construyendo a través del M.E.N.  La comunidad educativa Federiquiana ha estado trabajando permanentemente en la lectura textual y analítica  de la norma (Dec. 1290), continua  realizando debates y deliberaciones constructivas sobre los alcances y  limitaciones de esta y de acuerdo con nuestras condiciones específicas,  tomamos  las decisiones que corresponda para alcanzar un Sistema de Evaluación más armónico y consecuente con las demandas de este siglo XXI en el marco de una nueva concepción de educación y una nueva noción de evaluación.

LA PONENCIA CENTRAL

Parte del  sello de cumplimiento en la reunión se consolidó con la interesante y bien puesta en común de la ponencia “hacia la construcción de propuestas para una evaluación formativa: autorregulación y dialogo como conceptos y procesos articuladores” a cargo de la Doctora Berta Lucila Henao Sierra del grupo ECCE de la Universidad de Antioquia.

La Dra. Henao advierte, con acertada prudencia, que si intentamos implantar en nuestras Instituciones Educativas un nuevo modelo de evaluación  que suponga una innovación significativa e implique una serie de cambios importantes que incidan en la dinámica del proceso educativo alterando las prácticas  habituales del proceso formativo, habrá que contar con que no estamos ante una labor sencilla e inmediata.

Una propuesta de  orientación que intente generalizar la experimentación y la  práctica habitual de una evaluación formativa debe integrar un conjunto de intervenciones sistemáticas y planificadas que se encaminen, de forma intencional y  coordinada, a que todos los elementos personales participen en una serie de dinámicas que les permitan conocer, comparar y optar por nuevas alternativas de  evaluación que resulten más ventajosas desde el punto de vista educativo.

Es muy importante disponer de un programa de orientación de referencia para  reflexionar sobre la práctica evaluadora que hacemos e indagar sobre nuevas formas de entenderla y de concretarla. No obstante, las propuestas que se expusieron sólo pretenden ser sugerencias flexibles y abiertas, para emprender  acciones orientadoras con los alumnos, familias y profesores, que tendrán que ser  concretadas tomando en consideración las características de cada Institución, de los grupos y  de las personas que en ellas inciden.

Para la Dra. Henao la respuesta a los interrogantes acerca de cuál y cómo debe ser la evaluación de los aprendizajes abarca el significado general de diferentes conceptos empleados en la literatura para describir Formas alternativas de Evaluación. Hoy se dan algunas condiciones que hacen posible una postura crítica desde la cual se reconoce la importancia de construir propuestas de enseñanza, aprendizaje y evaluación coherentes entre si y consistentes con perspectivas epistemológicas alejadas de positivismo, el cientificismo y del dogmatismo; concordantes con una cultura de la evaluación para la cualificación y el mejoramiento.