Blog Federiquianas

Una Oportunidad Para Educar Con El Deporte

309034_10150957540132805_1829106156_n
Publicado por Ricardo Steffens

El deporte y la educación física aportan las bases  necesarias para el desarrollo y el bienestar de los niños y los jóvenes en la sociedad y el sistema educativo.

Unesco

Los Juegos Olímpicos de Londres llamaron la atención de miles de millones de ciudadanos, medios de comunicación, empresas y marcas comerciales. El deporte moviliza emociones y sentimientos, pero sobre todo puede influir en las actitudes y comportamientos de las personas, a través de los valores que transmite: esfuerzo, superación, perseverancia, igualdad, respeto, deportividad, solidaridad y compañerismo, éxito personal y colectivo, entre otros muchos.

Los deportistas de élite son iconos y modelos de éxito, envidiados e imitados por muchos, alcanzan una gran notoriedad y son atentamente seguidos en los medios sociales. Además del éxito, los valores del deporte permiten superar las dificultades. Buena prueba de ello es el impacto positivo que el deporte tiene sobre las personas con algún tipo de discapacidad. Los Juegos Paralímpicos y los Special Olympics son dos claros ejemplos de cómo el deporte contribuye a la integración de estas personas en la sociedad. Sin embargo, los beneficios de la práctica deportiva se han revelado también un vehículo para la transformación social. Para Colombia, en especial, esta versión de 2012 nos dejó grandes satisfacciones, siendo la primera vez que alcanzamos 8 medallas en unos Juegos Olímpicos.

Educar con el deporte

El público suele tener a veces una visión un tanto apriorística del deporte, considerándolo un  fenómeno asociado a diversas  nociones como “juegos”,  “competiciones”, “rivalidades entre  equipos”, “enfrentamientos entre  adversarios”, “dopaje”, “gamberrismo”,  “victorias a toda costa” y “comercialización”.

El deporte está adquiriendo una importancia  cada vez mayor en nuestras  sociedades y en su desarrollo,  convirtiéndose en un  fenómeno sociocultural que  trasciende el ámbito estricto  de las instalaciones  deportivas, los estadios y los  demás lugares en que se  practica. De hecho, el auge  espectacular que ha cobrado  el deporte gracias a los  medios de comunicación de  masa, la popularidad que ha  alcanzado, y su consiguiente  capacidad para  atraer  masivamente a aficionados de  muy diverso tipo, hacen inevitable que se tenga cada vez más en cuenta su función educativa para difundir los mensajes y propagar ideales los ideales a los que se adhiere la UNESCO.

La Organización promueve la educación física y el deporte, ateniéndose a lo establecido en la Carta Internacional de la Educación Física y el Deporte, que fue adoptada por la Conferencia General en 1978, en el transcurso de su 20ª reunión.

En esa Carta se proclama el importante papel que este tipo de educación puede  desempeñar, no sólo en el desarrollo cognitivo y físico de los niños y los jóvenes, sino también en el enriquecimiento de la vida de los adultos en el contexto de la educación a lo largo de toda la vida. La educación es un factor esencial del desarrollo y el progreso, y la educación física y el deporte forman parte integrante de la enseñanza de calidad preconizada por el movimiento en pro de la Educación para Todos (EPT). En efecto, tanto la educación física como el deporte contribuyen a desarrollar las aptitudes “genéricas” y el potencial cognitivo y físico del niño, proporcionándole así las bases necesarias para su plena realización como persona y su bienestar. Los sistemas educativos son elementos básicos de la construcción del bienestar físico y mental del individuo, al que alude la antigua máxima latina “mens sana in corpore sano” [Una mente sana en un cuerpo sano].

PRINCIPIOS CÍVICOS BÁSICOS

Otro aspecto educativo,  tan importante como la contribución al bienestar físico y mental, es el relativo a los valores que transmite e inculca el deporte, por ejemplo:

• El respeto de las normas;

• La negativa a admitir las trampas para conseguir la victoria a toda costa;

• El respeto del vencedor por el vencido y reconocimiento por parte este último de que el primero fue el mejor.

Estos principios cívicos y democráticos elementales forjan los valores que permiten a las personas vivir juntas en la diversidad, respetando las diferencias.

 

A veces el deporte provoca, por desgracia, pasiones y excesos de los que se hacen eco los medios informativos, ocupando las primeras páginas de la actualidad. Esos excesos ocultan y empañan una finalidad esencial de las competiciones deportivas: superarse a sí mismo, dando lo mejor de cada uno en las mejores condiciones físicas posibles. El deporte de alto nivel ha engendrado representaciones excesivas que han desviado el sentido de los valores comúnmente compartidos. La mercantilización y el excesivo predominio de los aspectos financieros, con su cohorte subsiguiente de trampas y escándalos, se han convertido en fenómenos muy graves y preocupantes, pese a que sean relativamente marginales.

Teniendo en cuenta todos estos aspectos, la UNESCO contribuye a fomentar la educación física y el deporte con una óptica educativa, dando así prioridad a la sensibilización a los valores de equidad, ética y paz que defiende.

La UNESCO trata de mejorar la calidad de la educación física y el deporte, por ejemplo mediante las actividades que ha realizado en el contexto del Año Internacional del Deporte y la Educación Física (2005) y las que lleva a cabo en el marco de la Conferencia Internacional de Ministros y Altos Funcionarios encargados de la Educación Física y el Deporte (MINEPS).

La acción de la Organización en este ámbito se centra sobre todo en la atención especial que el sistema educativo debe prestar a la calidad de la formación de los profesores de educación física y deporte, así como al fortalecimiento de la capacidad de las estructuras que permiten impartir dicha formación. Para ello, es necesario tener en cuenta la necesidad de fomentar un proceso de “universitarización” de esas estructuras en muchos Estados Miembros, en particular los de los países en desarrollo.

Por último, hay que tener presente que la educación física y deportiva en la enseñanza elemental responde a las exigencias de la Educación para Todos, que integra tanto el fomento de las adquisiciones cognitivas del niño como su desarrollo físico.

Fuentes:

Acerca del Autor

Ricardo Steffens

Profesor de Lenguaje e Idiomas de la I.E.F.A. Administrador de iefangel.org. Coordina Medios Escolares. Coordinador de Calidad de la IEFA. Le interesan procesos investigativos e información en la actividad Lectoescritural como proceso, además del uso de las TICs.

Dejar un comentario