Pruebas SABER 2012

SABER

Para que la inversión en evaluación valga la pena, debe tener propósitos claros, una filosofía orientada a construir una visión de responsabilidad compartida en relación a la educación, un diseño técnico de calidad y adecuado a los propósitos, una orientación fuerte a apoyar a los docentes en su tarea y una voluntad política manifiesta de encarar acciones dirigidas a resolver los problemas y deficiencias que la evaluación ponga de manifiesto. Asimismo, requiere de una inversión importante para construir una unidad técnica competente un plan de largo plazo, lo cual lleva tiempo y no puede ser improvisado

La realización de evaluaciones estandarizadas como forma de conocer mejor la dinámica de procesos y resultados en los sistemas educativos es cada vez más frecuente a nivel regional y mundial, en países de muy diversas culturas y orientaciones ideológicas de gobierno. Prueba de ello es la creciente participación de los países en las evaluaciones internacionales como PISA, TIMSS y PIRLS, y regionales como SERCE (en América Latina) y SACMEQ (en África), así como el desarrollo de diferentes tipos de sistemas nacionales y subnacionales de evaluación.

En algunos casos, la evaluación está motivada por una preocupación por la formación ciudadana y la consolidación de una sociedad democrática; en otros, por la productividad de la fuerza de trabajo y la competitividad de la economía nacional, por las oportunidades para el desarrollo integral de las personas y sus posibilidades de participación en la sociedad del conocimiento, o por la equidad y la visión de la educación como uno de los caminos para superar la pobreza.

Muchos sistemas de evaluación parten de una combinación de los intereses anteriores. En casi todos los casos se asume que la evaluación puede servir:

  • como base para adoptar políticas educativas mejor fundamentadas;
  • para mejorar la gestión de los sistemas educativos;
  • como instrumento para la colaboración y el aprendizaje continuo al interior de los mismos.

El Ministerio de Educación Nacional de Colombia y el ICFES adelantan pruebas censales con el fin de monitorear la calidad de la educación de los establecimientos educativos con fundamento en los estándares básicos, que constituyen los referentes comunes para determinar el cumplimiento de los resultados de calidad en términos de lo que los estudiantes saben y lo que saben hacer. En Colombia la evaluación externa para el nivel de educación básica se realiza a través de las pruebas SABER, y para la educación media se cuenta con el Examen de Estado.

Las pruebas SABER han sido diseñadas para medir las competencias de los estudiantes y la calidad de la educación en la totalidad de los establecimientos educativos, tanto oficiales como privados, a través de la aplicación, cada tres años, de pruebas de competencias básicas a los estudiantes en las áreas de Lenguaje, Matemáticas y Ciencias Naturales. La elección de estos grados se justifica en cuanto a que éstos representan la finalización de ciclos específicos de formación (básica primaria y básica secundaria, respectivamente). Los resultados de SABER constituyen un insumo para el desarrollo de planes de autoevaluación y mejoramiento institucional en diferentes instancias del sistema educativo.

Esta es una evaluación que se realiza periódicamente y en ella participan estudiantes de tercero, quinto y noveno grados que asisten a establecimientos educativos oficiales y privados de todo el territorio colombiano. Estas pruebas permiten obtener varios tipos de resultados que se entregan a cada institución educativa. Los más interesantes desde el punto de vista pedagógico son los que muestran las proporciones de estudiantes ubicados en cada nivel de desempeño. Junto con estos datos se entrega una descripción de lo que los estudiantes de cada nivel saben y son capaces de hacer. Con ello, los colegios pueden revisar sus currículos y planes de estudios para superar las deficiencias detectadas en la evaluación.

Adicionalmente, el ICFES presenta, para cada una de las pruebas, los puntajes promedio y las desviaciones estándar de esos puntajes para los municipios y los departamentos, para las instituciones privadas y oficiales, urbanas y rurales y para distintos niveles socio-económicos.

En 2012 la aplicación incluirá a los estudiantes de tercer grado, quienes serán evaluados en lenguaje y matemáticas y  se tienen previsto el día 25 de octubre. Por otro lado, los estudiantes de quinto y noveno grados presentarán pruebas de lenguaje, matemáticas, ciencias naturales y competencias ciudadanas. No es la primera vez que participarán estudiantes de tercer grado: en las primeras ediciones de las Pruebas Saber 3.º, 5.º y 9.º realizadas en los años 90 se evaluaron alumnos de tercero, quinto, séptimo y noveno grados. Las Pruebas Saber 3.º, 5.º y 9.º evaluarán las competencias de estudiantes de tercero, quinto y noveno grados en lenguaje y matemáticas.

El diseño de las Pruebas Saber 3. º, 5.º y 9.º permite la inclusión de otras áreas. De esta manera, en 2012 los estudiantes de quinto y noveno grados también presentarán pruebas de ciencias naturales y de competencias ciudadanas.

Siga este enlace que nos ofrece modelos y ejercicios para su práctica:

 http://www.icfessaber.edu.co/melajuego/index.php

 

Fuentes:

Pedro Ravela, Uruguay y otros. Documento. Las evaluaciones educativas que América Latina necesita . 2008

ICFES.

7 mensajes para esta entrada
  1. soy alumno de tercero de primaria y me estoy preparando para las pruebas saber por favor envie a este correo un modelo de pruebas de todas las asigaturas.

Deja un comentario