Estudiantes. Federiquianas

Estudiantes a vacaciones.

22_8_3
Publicado por Ricardo Steffens

Al  empezar las vacaciones escolares, este 24 de noviembre, la mayoría de los padres no las tienen en su contexto o no podrían salir de vacaciones. Los estudiantes han estado esperando ansiosamente este período de descanso, mientras que para los padres la idea de que los niños, niñas y jóvenes tengan todo el día libre en la casa es angustiante aún desde antes de su inicio. “Hay que enviar a los niños, niñas y jóvenes al colegio hasta el último segundo de escolaridad; llueva, truene o relampagueé”.

Decenas de actividades lúdicas, recreativas  y educativas son una alternativa para aquellos que tienen las posibilidades económicas de hacerlo. Sin embargo, para quienes no gozan de un presupuesto amplio, las facilidades en el sector público y comunitario se presentan como una opción a elegir. En este sentido no hay muchas y apropiadas ofertas estatales que garanticen a los estudiantes de bajos estratos de disfrutar de este limitado tiempo para dar rienda suelta a la recreación y las actividades creativas. En contraste, la hora de levantarse, las tareas que deben realizar antes de disfrutar del tiempo libre o el momento de irse a dormir son algunas de las rutinas que los padres deben fijar a sus hijos aunque estén de vacaciones, situación que resulta para muchos de estos  niños y jóvenes estresante y absolutamente aburridor.

Pese a que los niños estén de vacaciones, se aconseja que existan ciertos horarios o rutinas que fijarán los padres, en el caso de los más pequeños,  o acordarán ambas partes, cuando se trata de adolescentes.  Se trata de darles una pauta y fijar la hora de levantarse, de volver a casa o establecer qué tareas u obligaciones tiene que cumplir antes de salir con sus compañeros o amigos; lo que no puede ser es que el niño, la niña y el joven  de repente puedan hacer lo que quieran porque la libertad se puede convertir en libertinaje. Los estudiantes deben tener unas rutinas porque si no se descompensan.

Los expertos aconsejan que los niños acudan a actividades lúdicas, paseos ecológicos o aprovechar el programa vacaciones creativas en el que poco pueden participar nuestros estudiantes,  pero que también compartan tiempo de ocio con su familia. A la hora de estudiar lo tienen claro: es bueno repasar lo dado durante el año lectivo pero sólo unas semanas antes de volver a clase. Afirmación que es poco probable de materializar.

No es costumbre en nuestro medio que los estudiantes vuelvan a tocar los libros en este período de vacaciones, solo lo vuelven a hacer hasta que regresan a clase en enero. Lo ideal es el término medio. Para que los alumnos no lleguen al nuevo año escolar  sin recordar nada, lo mejor es que a principio de enero repasen, situación desafortunadamente  improbable en  nuestra cultura. Al fin y al cabo,  vacacionar es aprovechar el ocio, el tiempo libre y dejarse invadir un poco de la cantidad de estímulos modernos que soportan nuestros estudiantes en su entorno.

Fuente: Colombia Aprende

Acerca del Autor

Ricardo Steffens

Profesor de Lenguaje e Idiomas de la I.E.F.A. Administrador de iefangel.org. Coordina Medios Escolares. Coordinador de Calidad de la IEFA. Le interesan procesos investigativos e información en la actividad Lectoescritural como proceso, además del uso de las TICs.

Un comentario

Dejar un comentario