Mensaje Navideño Federiquiano

Esta época del año se torna propicia para la reflexión en lo que hemos hecho y en proponernos renovadas acciones para mejorar de forma personal y fortalecer los lazos de nuestra comunidad educativa. Por eso, es importante que dediquemos el tiempo necesario para renovar fuerzas, para iniciar un nuevo año con mucho entusiasmo y nuevas ideas. La Navidad es por un lado una celebración religiosa, pero también es la época del año, en que dejamos un poco de lado las preocupaciones cotidianas, para reavivar el espíritu de solidaridad, de renacer en las buenas acciones, y hacer llegar a nuestros amigos, familiares y conocidos, nuestros mejores deseos.

Cualquier expectativa que produce un nuevo ciclo en el proceso educativo presenta inquietudes en torno al mejoramiento de los procesos  institucionales, se quiere decir entonces que la depuración escolar implica pensar en la renovación de la vida escolar que consiste en resignificar el P.E.I. como referente que identifica y orienta la vida de la Federico o de cualquier otra institución educativa.

El 2012 fue pleno en retos y situaciones difíciles que se convirtieron en oportunidades para seguir creciendo como institución y proponernos a 2013 producir las transformaciones que nos acercarán a liderazgo educativo Caldeño, ahora, con la seguridad de iniciar con pie derecho el proceso educativo del nuevo año que se avecina y con el compromiso de ser leales y diligentes en la administración de nuestra nueva sede, donde hasta este año de 2012 funcionaba el Colegio Ciro Mendía.

Por otra parte, deseamos recordarles que en esta época, donde es propicio prepararse para regalar juguetes a nuestros niños, es importante también, recomendar a nuestros padres de familia; sobre todo del preescolar y la Básica Primaria, los juegos educativos. Para la Federico es sustancial comunicarles que a través del juego y de la estimulación los niños incrementan sus potencialidades.

Jugar fomenta la capacidad para resolver problemas, el pensamiento lógico, promueve la creatividad, activa múltiples mecanismos de aprendizaje como la memoria e influye en el coeficiente intelectual, cumpliendo un papel fundamental en la socialización del niño. Jugar es esencial para el desarrollo equilibrado del niño y hacia su preparación para su vida adulta. Recordemos siempre las palabras del especialista en educación infantil Jean Château: “un niño que no sabe jugar será un adulto que no sabrá pensar”.

http://www.educakids.es/

 

.

Comentar

Click aquí para enviar un comentario