Nuestros niños Federiquianos en el Día de la Tierra

Todos los 22 de abril, en el mundo, se festeja el Día de la Tierra. Este día se realizan diferentes actividades que nos hacen tomar conciencia de lo importante que es nuestro hogar, de lo que significa reciclar y cuidar el planeta. En nuestra IEFA, se celebró esta fecha en la Básica Primaria desde el proyecto PRAES y Guardianes de la naturaleza con actividades lúdicas, didácticas, informativas, de concienciación y prevención.

La escuela y el hogar son la base de la educación. Por ello es fundamental hablar de esta fecha con los niños, concienciar, dialogar, enseñar a reciclar y a cuidar el medio ambiente.

Se trabajó el siguiente cuento que permitió a los niños y niñas elaborar carteleras alusivas e ilustrativas según su contenido:    

Cierto día Robertico y Anita estaban jugando a las escondidas en el closet de su casa. De pronto  tropezaron con una caja y sintieron curiosidad por saber qué era, así es que la abrieron.

¿Qué es eso? —dijo Ana rascándose la cabeza. y Robertico dijo— No sé, parecen libros.

Ellos no conocían los libros físicamente, nunca los habían visto, porque en el planeta  donde vivían todo lo que se leía era en digital. Comenzaron a hojearlo y estaban admirados de lo lindo que era todas las imágenes que tenía —para ellos— raro material.

Fueron corriendo donde su padre y le mostraron el libro. Le preguntaron qué era todo aquello, el padre los miró y les dijo que de eso no sabía nada porque era algo muy antiguo y que mejor vayan donde su abuelo ya que él seguramente podría explicarles. Cuando llegaron donde el abuelo:

—Abuelo, encontramos esto en el closet. ¿De dónde son todas estas fotografías tan lindas?” —dijeron con los ojos bien abiertos y con la esperanza de que el abuelo les respondiera la pregunta.

— ¡Ah! ¿Eso?… todo lo que ven ahí era de un lugar muy lindo que existió hace ya muchos años. Se llamaba Planeta Tierra.—el abuelo contestó con mucha tristeza.

—Cuéntanos abuelo cómo era ese planeta — dijeron los niños muy entusiasmados.—La tierra era el planeta más hermoso que existía y que contaba con muchos recursos naturales.    ¿Qué son recursos naturales? —interrumpió Anita.

—Es todo aquello que no hizo la mano del hombre y que fue creado por Dios —contestó el abuelo con una pequeña sonrisa en el rostro porque recordaba cuando de niño jugaba en los parques y en la piscina con sus amiguitos.—¿Cómo cuáles? — ahora interrumpió Robertico.

—El abuelo tomó el libro despacito y dijo— Miren en esta página del libro: suelo, montañas, ríos, árboles, flores, animales, también el aire… todos esos son recursos naturales y en la tierra existían en abundancia.

— ¡Guau, qué lindo!— dijo Anita sorprendida al contemplar una fotografía de una inmensa playa—. — ¿Qué es esto tan grande y azul? —Preguntaban los niños.—Ese es el mar. En la tierra había mucha agua que formaban océanos, mares y ríos. Las playas eran preciosas. Yo recuerdo que iba mucho con mis padres también a los ríos. Disfrutaba bañándome y me gustaba sentarme debajo de los árboles a coger aire fresco. —continuó el abuelo explicando

—Entonces abuelo, ¿tu conociste todo eso?

—Claro, yo nací en la Tierra. Ese era mi planeta. Allí vivía junto a mis padres, abuelos y familiares.

—Abuelo —dijo muy preocupada Anita— y ¿qué fue lo que sucedió?

— ¡Ay hijos míos! Los habitantes de la tierra no se preocuparon por cuidar el medio ambiente, destruyeron todo. Cortaban los árboles indiscriminadamente, entonces dejó de llover por lo que el agua empezó a escasear y la tierra fue azotada por una tremenda sequía. Sin agua los seres vivos: personas, animales y plantas no pueden vivir. No se podía sembrar, por lo que los alimentos comenzaron a escasear, las personas y los animales empezaron a morir. Contaminaron las aguas de los mares y ríos echando basura y desperdicios de las fábricas por lo que los animales del mar se fueron muriendo. También el aire se contaminó con el humo de las fábricas, de los vehículos y porque tiraban basura en el suelo o la quemaban al aire libre, todo eso fue dañando la atmósfera y llegó un momento que no había suficiente aire para respirar. En los habitantes de la tierra no había respeto para el medio ambiente, tampoco responsabilidad —dijo el abuelo con pesar.

—Abuelo, pero aquí vivimos y no tenemos ninguno de esos recursos naturales de los que tú hablas

—Porque — respondió el abuelo— es un planeta artificial creado por el hombre, como una gran burbuja donde estamos todos encerrados, por eso no podemos disfrutar de aire fresco y de todas esas cosas hermosas que ven en ese libro.

—Robertico preguntó— ¿abuelo y cómo tú viniste aquí a

—La gran mayoría de las personas de la tierra murieron. Yo fui de los pocos sobrevivientes que lograron entrar a este planeta. Toda mi familia murió. Aquí conocí a tu abuela y tuvimos a tu padre. Solo pudimos tener un hijo porque las autoridades prohibieron tener más.—Después autorizaron que se podía tener dos por eso ustedes nacieron, pero en estos momentos esta totalmente prohibido tener hijos.                 —Pero eso es injusto —protestó Anita.

—No hijita, hay que hacerlo así, porque aquí no tenemos atmósfera natural, el aire que respiramos es artificial y mientras más personas somos más nos arriesgamos a que el aire se agote.       —Robertico y Anita se pusieron muy tristes y dijeron:— ¡qué pena! que las personas de la tierra no cuidaran su planeta.

—el abuelo dijo con un lamento profundo: — Sí, esta ha sido la consecuencia de no haber tenido respeto y responsabilidad en el cuidado el medio ambiente.

Algunos Consejos para Cuidar el Medio Ambiente:

  1. Si ves que algo ya no sirve, antes de tirarlo a la basura, piensa si se puede reciclar o si se lo puedes regalar a alguien que sí lo necesite. ¿Por qué? Porque la basura contamina el medio ambiente. Los plásticos por ejemplo, ¡pueden tardar cientos de años en desintegrarse!
  2. Cuando no utilices un artefacto doméstico, ¡desconéctalo! ¿Por qué? Porque aunque esté apagado sigue consumiendo energía. Y el consumo de energía aumenta la temperatura de nuestro planeta y ello hace que poco a poco se derrita el hielo que está en el polo norte por ejemplo y ese hielo es importante porque ahí se almacena el agua que en el futuro necesitaremos.
  3. Utiliza papel solo cuando sea muy necesario ya que al utilizar papel, las tiendas piden más papel a las fábricas y estas destruyen más árboles para fabricar papel.

¡Ahora te toca a ti!: Deja un consejo que los demás deban saber sobre cómo cuidar el medio ambiente.

Si no cuidamos el medio ambiente, es como poco a poco ir destruyendo nuestra propia casa, sin importarnos que en ella vivirán nuestros hijos y nietos en el futuro y los más afectados serán ellos. No respetar el medio ambiente es un acto de egoísmo con las futuras generaciones.          .

Comentar

Click aquí para enviar un comentario