Desde la Coordinacion

Gestos que debes evitar mientras hablas a tus alumnos

Publicado por Ricardo Steffens

En el blog educativo para docentes “justifica tu respuesta” aparece publicada una interesante nota, la cual reproducimos aquí, en torno a los gestos que debemos evitar mientras nos comunicamos en clase con nuestros estudiantes. Se trata de ofrecer algunas recomendaciones a tener en cuenta cuando exponemos magistralmente un tema o hacemos una explicación sobre un objeto de conocimiento compartido con nuestros alumnos o hacemos algunas observaciones de rigor.

LA NOTA

Es importante cuidar el lenguaje no verbal cuando estamos frente a la clase. Aquí encontrarás algunos consejos tanto para docentes, como para todos aquellos que hablen en público.

Los buenos comunicadores orales saben que deben dar la misma importancia a lo que dicen y a la forma en que lo dicen. Además de aspectos como el volumen, la articulación, la entonación y el uso correcto de las pausas, hay que tener muy en cuenta todo aquello que se transmite con las expresiones faciales y el movimiento de las manos y el cuerpo. Es decir, el lenguaje no verbal.

Iefangel.org y “justifica tu respuesta” recomiendan a los profesores —y a todos los profesionales que hablan en público— evitar los siguientes ocho gestos cuando estén frente a su salón de clase. ¿Para qué? Para enseñar y comunicar mejor.

  1. No metas las manos en los bolsillos. Lo que transmites a tu audiencia es una sensación de inseguridad.
  2. No cruces los brazos. Este gesto transmite una impresión de superioridad o de estar a la defensiva. Procura nunca cruzar los brazos durante una sesión de preguntas, porque puede ser interpretado como un signo de miedo, inseguridad o incomodidad.
  3. No entrelaces las manos ni delante ni detrás del cuerpo. Cuando cruzas alguna parte de tu cuerpo, siempre genera una cierta sensación de angustia o inseguridad. También se considera como un signo de repliegue o de protección de tu intimidad. Además pierdes la libertad de moverte libremente.
  4. No agarres la mesa con las dos manos durante un período prolongado de tiempo. Esto transmite la sensación de estar aferrado a algo, es decir, la sensación de inseguridad. Lo mejor es ponerlas sobre la mesa, pero sin tenerla agarrada.
  5. No juegues con lo que tengas en la mano: la pluma, el lápiz, el gis del pizarrón, por ejemplo. Si lo haces, transmites a tu audiencia un marcado nerviosismo y además desvías la atención de tu público. Lo más recomendable es que, siempre que puedas, tengas las manos libres para que refuercen tu mensaje verbal.
  6. No te pases la mano por delante de la boca para hablar. Esto también comunica inseguridad e incluso puede interpretarse como una falta de convicción en tu discurso.
  7. Nunca señales a tu audiencia con el dedo índice. Se puede percibir como un gesto amenazante. Si quieres señalar a los asistentes es mejor hacerlo con la palma de la mano extendida y mirando hacia arriba. Este gesto será visto por tu público como un signo de apertura amistosa.
  8. No mantengas los brazos pegados al cuerpo con las manos blandas. Esta postura transmite falta de convicción, poca energía y falta de autoestima. Mejor separa los codos de los costados y los brazos de tu cuerpo porque así tu audiencia captará una mayor energía y un deseo intenso de comunicar.

Fuente Principal: Justifica tu respuesta

Acerca del Autor

Ricardo Steffens

Profesor de Lenguaje e Idiomas de la I.E.F.A. Administrador de iefangel.org. Coordina Medios Escolares. Coordinador de Calidad de la IEFA. Le interesan procesos investigativos e información en la actividad Lectoescritural como proceso, además del uso de las TICs.

Dejar un comentario