El Rincón de Rudolf

Nuestro espacio vital

Rodolfo Arango
Publicado por Rodolfo Arango

“El espacio vital según los teóricos, se divide en espacio vital físico y  espacio vital psicológico. Friedrich Ratzel, creador de la teoría del espacio vital, plantea que:  “Todos los seres humanos establecemos una zona de seguridad  entre nosotros y el mundo”.  Según Kurt Lewin el espacio vital, considera al individuo, ‘’como un ser orgánico, su aspecto psicológico, el contexto en que vive, sus relaciones sociales, sus objetivos, sus experiencias, factores estos que actúan interdependientes”. Valorar nuestro espacio vital implica en principio su reconocimiento físico como algo que nos pertenece   inherente a nuestra naturaleza y nuestros derechos humanos para garantizar la supervivencia” (www.plenitudyvida.com/p=495). El espacio vital es una expresión  que fácilmente la comprendemos. Digamos que es el valorar nuestra corporeidad y espiritualidad en integración con todo aquello que nos fortalece y nos da seguridad  para conseguir nuestra supervivencia y mayor grado de bienestar posible. El solo hecho de escribir es un reconocimiento de nuestro espacio vital y de identificar lo que es valioso y significativo para nuestras vidas. A los que nos gusta escribir solo requerimos un pretexto para hacerlo, es reconfortante el sacar ideas de nuestro pensamiento e ir construyendo teorías y alternativas.

El escribir establece una relación directa del sujeto y el medio en el que se desenvuelve. Por ello es conveniente hacer énfasis en el ejercicio de escribir, es una forma de auto comprendernos, de comprender nuestros pensamientos y la forma en que los relacionamos con los objetos y objetivos. Se hace mucha alusión a la lectura y a los “mundos” a los que nos da acceso, no se puede desconocer su valor. Pero el ejercicio de escribir además de que estimula nuestra inteligencia, también abre caminos,  sobre todo esos caminos hacia nuestro interior, como también nos puede relacionar con el exterior y otros seres humanos (con esto no quiero afirmar que el escribir sea mejor que leer).Como docente uno a veces se sorprende con estudiantes de 10 y 11 grado que no saben en qué consiste lo que es un ensayo. Si estamos en la era de las pedagogías activas,  la elaboración de ensayos debe ser algo elemental.

Nuestro espacio vital se genera a partir de nuestra piel, un primer alcance sería uno o tres metros. Pero realmente nuestro espacio vital se genera en nuestro interior,  desde nuestra psique o nuestro espíritu o los dos, como queramos considerarlo. Su dinámica le proporciona al individuo determinados recursos que son necesarios a su existencia como ser vivo, en este caso como ser humano. No puede concebirse a un ser humano fuera de la sociedad, el espacio vital está necesariamente vinculado a lo social. Tampoco puede concebirse a un ser humano fuera de la naturaleza, el espacio vital del ser humano como ser vivo ésta vinculado a la naturaleza. De otro lado está la individualidad de cada ser humano.  Entonces se forma un dilema. Nuestro espacio vital también es  un proceso individual, no se puede hacer a un lado lo individual, lo individual es valioso. Pero lo individual debe corresponder a lo social, lo natural, y los otros individuos.

El primer espacio vital del individuo es la familia. La familia tiene una real importancia. Por ello me cuestiona que ya se hable de diversos tipos de familia, puede ser. Pero la familia convencional  nuclear(padre, madre, hijos) es más conveniente. ¿No es preferible que los niños y los jóvenes cuenten con los dos padres?. Por esto considero que la “familia convencional” no debe quedar rezagada de la dinámica social. Esto nos llevaría a revindicar la familia convencional incluso desde las relaciones de parejas que crean las familias. Además de procurar la estabilidad en las familias, haciendo barreras contra fenómenos como el alcoholismo. Es lamentables que días de celebración familiar como el día de la madre o un 24 de diciembre se conviertan en días de dispersión familiar, con altos índices en nuestra ciudad (Área Metropolitana) de riñas y hasta de homicidios. En cambio hay familias en nuestro medio que en estos días hacen reuniones familiares con tíos, sobrinos, primos, abuelos, o parte de ellos. Esto me parece más consecuente. Hay otros momentos para la diversión, preferiblemente de forma moderada.

 No todo en la familia convencional en la actualidad está rezagado, también hay avances. Actualmente hay más responsabilidad en cuanto al número de hijos. Uno los ve pasar; la pareja con su niño(a) o los dos niños.

 Ahora consideremos el espacio vital físico en el que se desarrollan Las familias y por lo tanto las comunidades. Necesariamente los estilos arquitectónicos  influyen en las personas. Sé qué hacemos lo posible. Pero en nuestra ciudad hay barrios que les falta  diseño urbanístico, sin zonas verdes. Hay barrios, más que todo,  barrios populares, que son un conglomerado de casas, casitas, calles, callejones.  Bueno dirán si las personas viven más “juntas” (cerca) se relacionan más. Pero así pueden surgir también más fácilmente los conflictos y se puede generar más estrés. Ante el calentamiento global y la necesidad de mejorar los entornos familiares, sería conveniente el crear más zonas o “parches” verdes. Sembrar árboles que nos den una sombra acogedora para hacer más frescas nuestras casas y nos brinden espacios agradables para reunirnos.¿ Que los perritos hacen sus necesidades bajo los árboles?. Sí la gente no tiene suficiente responsabilidad por sus mascotas, se pueden hacer pequeños cercos. No nos podemos complicar en el mejoramiento del ambiente de nuestras viviendas.

Nuestro espacio vital tiene que ver con nuestro desarrollo e identidad de la ecología. ¿ Por qué en tantos sectores de nuestra ciudad (Área Metropolitana) hay deficiencia de zonas verdes? ¿Porque en enclaves ecológicos como el parque ARVI predominan los pinos y no los árboles nativos? ¿Cómo sería un bosque de guayacanes o de ceibas, búcaros o de otros árboles nativos?.  Se debería aprovechar la diversidad ecológica de nuestro país, una de las más abundantes del mundo.

 Necesariamente Colombia hace parte de nuestro espacio vital. Ahora que estamos en las puertas de la finalización de un conflicto armado deberíamos reflexionar acerca de NUESTRO ESPACIO VITAL. Surgen muchas ideas y propuestas.  Las fuerzas beligerantes que participaron en el conflicto interno; Fuerzas Militares y FARC deben adaptarse a los nuevos cambios y necesidades del país y del mundo. Consideremos prioridades actuales: Desarrollo económico, desarrollo de lo ecológico, desarrollo tecnológico.

Los movimientos sociales o políticos que surjan de la desmovilización de las FARC  podrían impulsar el cooperativismo agrario (en el campo).Siendo conocedores del campo y los campesinos podrían promover la creación de cooperativas campesinas que  fomentarían el desarrollo agrario desde la producción, calidad y comercialización de los productos del campo.  En cuanto a las Fuerzas Militares se podría considerar,¿ Por qué no?, en ser una institución que no siempre demandara gastos, sino que también produjera ganancias. Sabemos que producen ganancias de forma indirecta, porque en la medida en que existan condiciones de  seguridad puede haber mayor desarrollo económico. Empresas de las Fuerzas Militares como Indumil  producen ganancias directas, pero son escasas en relación con los gastos.  Las Fuerzas Militares estarían en mejores posibilidades, por ejemplo,  de crear empresas de producción maderera y de controlar y aprovechar de manera sostenible extensos bosques de diversas especies maderables.  A la vuelta de 10, 20, o más tardar 30 años se tendría recursos madereros  para explotar y conseguir considerables ingresos económicos. Digamos que el arma de Ingeniería Militar se encargara de éste proyecto. También para las Fuerzas Militares podrían existir otras posibilidades económicas. Todo cabe dentro de las propuestas, así sea para tener esperanzas.

Acerca del Autor

Rodolfo Arango

Rodolfo Arango

Docente de la IEFA, Licenciado en Historia y Filosofía

Dejar un comentario