Bachilleres, hijos de la IEFA

Este grupo de jóvenes de una nueva generación de bachilleres ha tenido la fortuna de estar en nuestras aulas desde el preescolar hasta el grado once. El próximo 2 de diciembre estarán diciéndole un hasta luego a su amada Federico, recibiendo el título de bachiller. Para nuestra institucionalidad es un privilegio que el proyecto de vida de estos jovenes Federiquianos haya sido cimentado en nuestro claustro escolar.

La calidad educativa no puede estar supeditada a los resultados de las pruebas SABER e ICFES-Saber. Nuestro nivel de la Prueba ICFES-Saber no es precisamente una de nuestras  fortalezas, pero el trabajo social que se hace con los estudiantes en torno a la práctica de los valores éticos,  a la prevención a la farmacodependencia y el fortalecimiento de la convivencia escolar  es altamente significativo. La IEFA hace parte de las comunidades mal llamadas vulnerables  del sur del municipio de Caldas, las cuales pertenecen a los estratos uno y dos.

Hijos de la IEFA. acompañados de las docentes Mónica Villada y María Gladys Arango, quienes los recibieron, hace muchos años, en el Preescolar.
Hijos de la IEFA. acompañados de las docentes Mónica Villada y María Gladys Arango, quienes los recibieron, hace muchos años, en el Preescolar.

En este contexto, consideramos que estudiar es una misión trascendental que requiere la dedicación de las personas que asumen estas tareas. Deben ser conscientes de lo que se espera de ellas y de lo que ellas pueden ofrecer una vez hayan concluido su período formativo. Entre la teoría de una educación de elevada calidad y las realidades de la misma existe, lamentablemente, una amplia brecha, la misma que de forma improcedente se establece entre la que se recibe en instituciones privadas y las estatales.

La educación debe tener una base igual, la ciencia no tiene diferencias, en quienes estudian en las instituciones del Estado y quienes lo hacen en las privadas. Indudablemente cada institución impondrá su sello formativo, estrategias, en cada estudiante y con ello se dará origen a las Escuelas.

Bajo esta consideración pensamos que la gestión de calidad que se desarrolla en las Instituciones educativas no se centraliza en los procesos administrativos sino en el impacto que se logre en nuestros alumnos y alumnas en la tarea de formarlos como el estamento sobre el cual deben girar todas nuestras experiencias curriculares e institucionales.

Un estudiante no puede estar restringido en la forma en que adquiere el conocimiento y menos en cómo lo renueva permanentemente. Hoy se imponen métodos dinámicos, muy rápidamente reemplazados por el avance de la moderna pedagogía, acordes con los desarrollos de las personas que viven en un ambiente cada vez más distante del día anterior.

Comentar

Click aquí para enviar un comentario