Estudiante Federiquiano del año 2016

Con todas las vicisitudes que pueden vivir los niños y jóvenes antioqueños y concretamente Caldeños, se hace más meritorio que muchos de ellos brillen en el panorama escolar.

Uno de los propósitos esenciales de nuestra educación es formar un hombre con principios y valores que le permita enfrentar las complejas situaciones, asimilar los cambios y buscar soluciones acertadas a los problemas complejos del mundo moderno, compromiso de la IEFA con sus estudiantes, lo cual se pone de manifiesto en nuestros egresados y muy especialmente a quienes  llamamos hijos de la Federico, entre los cuales, se encuentra nuestro Estudiante Federiquiano  del año: KEVIN CARDONA SÀNCHEZ.

KEVIN, que se formó totalmente en nuestras aulas desde el preescolar hasta el grado once, se destacó por su humildad, alto sentido de pertenencia, compromiso y cumplimiento cabal de sus obligaciones escolares, además de su liderazgo, como quiera que en el último año de su Bachillerato, fue elegido, democráticamente por sus compañeros de todos los grados, como representante de los estudiantes en el Consejo Directivo.

En la concepción Federiquiana para formar un estudiante que sea capaz de reflexionar racional y consistentemente ante el reclamo de los demás, de emitir juicios, de sensibilizarse con el compañero, de tomar decisiones justas y acertadas, hay que educarlo en una cultura de valores, para que pueda poner en claro el sentido de su vida, para que construya su marco referencial, más allá de lo puramente material o inmediato, y configure la naturaleza misma de su ser. En fin, para educar un estudiante con la capacidad de situarse en una posición digna en el mundo de hoy.

El efecto de la educación está presente en nuestra vida cotidiana. Estamos llamados a generar oportunidades legítimas de vida, de progreso y de bienestar para nuestros niños y jóvenes.