Crisis medioambiental: soluciones radicales

La crisis del medio ambiente no solo “nos cuestiona sobre los problemas del mundo moderno”, sino que también nos exige, no solo el buscar, sino  el encontrar soluciones, incluso hacia el futuro inmediato, ósea “para ya”.

Los que somos de mi generación nunca nos imaginaríamos que nuestra querida Área Metropolitana presidida por Medellín, estuviera acosada por los efectos de la contaminación del aire que produciría el incremento de enfermedades respiratorias y hasta fallecimientos. El acoso de las consiguientes alertas naranjas y rojas por contaminación del aire,  ocasionan restricciones a la circulación vehicular para mitigar los efectos de la contaminación del aire. Esto causa, entre otros inconvenientes, el desconcierto en las personas que adquirieron un vehículo para mejorar su nivel de vida.

¿Por qué llegar a éstos extremos para tomar medidas? La ciudad no ha sido lo suficientemente previsiva. La ciudad (Área Metropolitana) no se anticipó a la crisis, al contrario se ha desviado en una percepción de sí misma que cae en la propia tergiversación. Menciono un aparte del artículo; MEDELLÍN Y SU CORTINA DE HUMO, de Carlos Alberto Giraldo(EL COLOMBIANO, domingo 26 de marzo 2.017, pág. 28): “Pero ese cambio lento, que algunos han querido confundir con la perfección de una sociedad superada y superior, la más innovadora del planeta, ahora se encuentra con que a su “chicaneria”, a su siempre exagerada auto adulación la cubre con una capa de  hollín, un aire puerco que enferma y que puede manchar la tacita de plata y marchitar la “eterna primavera”. Se nos va la mano en “medallocentrismos”, en logros de hierro y cemento, y se nos olvidan el hombre y la naturaleza”.

Cuando digo que la “ciudad no calculo la crisis”, no me refiero solamente a los entes estatales o gubernamentales. Me quiero también referir a cada uno de nosotros, porque cada uno de nosotros hace parte de la ciudad, así sea de forma minúscula, pero que unida a todas las minúsculas partes podemos crear un cambio significativo.

Si el problema es el transporte, pensemos cual es nuestro mejor transporte. Nuestras piernas. El cuerpo humano es una máquina, somos seres bípedos, los cuales tenemos la particularidad de desplazarnos sobre dos extremidades con una plasticidad admirable. Pero ahora resulta que muchos respetables ciudadanos, sin cuestionarles sus decisiones y estilo de vida personales, tienen que montarse a su vehículo hasta para comprar una bolsa de leche, hasta para ir a su trabajo o al supermercado que queda a 20 minutos caminando. Casos se dan y no son tan poco frecuentes. Si trabajas a media hora de tu vivienda por qué no, en una o dos ocasiones te transportas con tu “maquina natural”, incluso si queda a una hora. Me falta mencionar la bicicleta.

En nuestra institución hemos constatado que una de las causas que aumenta la deserción o de faltantes en matrículas ha sido que: “ese colegio queda muy lejos”, cuando la diferencia, si acaso, es de 15 minutos con otras instituciones educativas. Entonces vemos que una actividad tan simple como caminar más puede ser una solución de choque, para reducir la circulación de vehículos y por lo tanto se produzca menos contaminación. También para estimular nuestro metabolismo y generar integración de la sociedad.

En cuanto a las acciones gubernamentales considero que se presentan casos de contrapeso a la crisis que son audaces. En Envigado se hizo un parque biblioteca donde antes quedaba una industria: El Parque Biblioteca Devora Arango, el cual está localizado en donde antes quedaba la fábrica de calzado GRULLA. En Itagüí se amplió el parque obrero a más del doble utilizando un espacio (cuadra) en el que antes había viviendas. Estos lugares están ubicados a dos cuadras pequeñas de los parques centrales, por lo tanto son estratégicos, se convierten en enclaves para dispersar y hasta para contrarrestar partes de contaminación del aire. En el mismo centro de Medellín se pueden observar sectores subutilizados que podrían ser aprovechados para “oxigenar”, solo habría que efectuarles un adecuado acondicionamiento y arborización. En éste sentido es bueno mencionar el controvertido proyecto de parques del rio.

El tema de arborización según los especialistas, es clave para hacerle contrapeso a la contaminación del aire. Sobre éste asunto, he hecho comentarios en otros dos artículos: HABLEMOS DE PAZ  y  NUESTRO ESPACIO VITAL. Es una realidad, que la problemática de los altos niveles de contaminación y del calentamiento global hay afrontarla con una estrategia amplia. En el espacio que más nos compete, nuestro país y nuestras ciudades, habría que afrontarla desde un desarrollo y diseño urbanístico, las comunidades barriales y rurales  y hasta las fuerzas militares. Incluso desde las nuevas tecnologías hay propuestas prometedoras  como el automóvil EOLO. Un innovador vehículo eléctrico que además aprovecha la fricción que hace el aire en la parte frontal del vehículo para mover dos turbinas en el interior del vehículo y así generar corriente eléctrica. Ésta es una propuesta tecnológica de”energía limpia puramente colombiana”.

No todo en cuanto al tema ambiental es negativo,  es pertinente observar los logros de la ciudad o las fortalezas de la ciudad. Por ejemplo;  a veces pienso en el parque de Caldas.  Es un parque con galerías y arboles al estilo de los parques antiguos; es como un pequeño jardín botánico. Tal vez por motivos de seguridad u otros motivos, se están construyendo parques al estilo de “plazas abiertas con alguna arborización”. Pero siento añoranza de los antiguos parques, el parque de Caldas es uno de los antiguos parques que quedan en ésta ciudad; ojalá se conserve. Para mi es el parque de Caldas es uno de los patrimonios arquitectónicos del Área Metropolitana.

Algo realmente positivo es el hecho de que éste año comienza a funcionar otra planta para la descontaminación del río Medellín en el municipio de Bello, la cual tendrá un rendimiento mayor en  3 o 4 veces mayor que la Planta San Fernando de Itagüí. Según cuentas, con  la nueva planta, se podrá descontaminar el río Medellín en un 80 o 90 %,  un logro impresionante, que  a los de mi generación, a los que ya nos tocaba ver el río como una cloaca, no nos lo hubiéramos imaginado.

Para terminar y para los que quieran leer o continuar la lectura, quiero traer unos apartes de la encíclica LAUDATO SI. Es un escrito profundo sobre responsabilidad con el medio ambiente y las relaciones de las sociedades con el medio ambiente desde la perspectiva de la Fe. El autor es el bien conocido y admirado Papa Francisco, quien visitara nuestro país en septiembre de éste año. Señalo la numeración de los párrafos que se citan.

“A la continua aceleración de los cambios de la humanidad y del planeta se une hoy la intensificación de ritmos de vida y de trabajo, en eso que algunos llaman “rapidación”. …. El cambio es algo deseable, pero se vuelve preocupante cuando se convierte en deterioro del mundo y de la calidad de vida de gran parte de la humanidad” (18)

“El cuidado de los ecosistemas supone una mirada que vaya más allá de lo inmediato, porque cuando solo se busca un rédito económico rápido y fácil, a nadie le interesa realmente su preservación, Pero el costo de los daños que se ocasionan por el descuido egoísta es muchísimo más alto que el beneficio económico que se pueda obtener”(36)

“Algunos sostienen a toda costa el mito del progreso y afirman que los problemas ecológicos se resolverán simplemente con nuevas aplicaciones técnicas, sin consideraciones éticas, ni cambios de fondo”(60).  ….sin embargo, parecen advertirse síntomas de un punto de quiebre, a causa de la gran velocidad de los cambios y de la degradación, que se manifiestan tanto en catástrofes naturales regionales como en crisis sociales e incluso financieras” (61)

“Pero también es equivocado pensar que los demás seres vivos deban ser considerados como meros objetos sometidos a la arbitraria dominación humana. Cuando se propone una visión de la naturaleza únicamente como objeto de provecho e interés, esto también tiene serias consecuencias en la sociedad” (82)

“Cuando se habla de “medio ambiente”, se indica particularmente una relación, la que existe entre la naturaleza y la sociedad que la habita. Esto impide entender la naturaleza como algo separado de nosotros o como un mero marco de nuestra vida. Estamos incluidos en ella, somos parte de ella y estamos interpenetrados. Las razones por las cuales un lugar se contamina exigen un análisis del funcionamiento de la sociedad, de su economía, de su comportamiento, de sus maneras de entender la realidad” (139)

“¿Qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan, a los niños que están creciendo? Lo que ésta en juego es nuestra propia dignidad. …..Somos nosotros los primeros interesados en dejar un planeta habitable para la humanidad que nos sucederá” (160)

Comentar

Click aquí para enviar un comentario