Cientifismo y religiosidad   I

Antes de discurrir en este tema debo aclarar que este escrito surge desde mis opiniones personales, teniendo en cuenta informaciones de los factores humanos: Ciencia y Religión; es decir, es tipo ensayo. De ninguna manera pretende ser el defensor de alguna de las dos tendencias. El tema se presta para el debate, más no sería conveniente que se preste para la incertidumbre y el conflicto.

Cuando me refiero a cientifismo y religiosidad hablo de factores paralelos, no escribo cientifismo versus religiosidad, o ciencia versus religión. Estos dos surgen desde lo más profundo del ser humano y siempre tratando de dar respuesta a su existencia. Los dos factores pueden tener puntos de encuentro y ponerse de acuerdo para resolver determinadas inquietudes. Sin embargo, han tenido serias discrepancias. Lo cierto es que la ciencia ha aumentado su prestigio en los últimos siglos y decenios gracias a sus indiscutibles logros en todos los campos.

Una de las principales discrepancias es el origen de la vida y los seres humanos. ¿Por cuál de los dos, ciencia o religión,  tomar partido? Como profesor he constatado el dilema y la inquietud de muchos jóvenes al respecto. ¿Profe usted con cuál de los dos está de acuerdo? “Háblenos de eso”. En estos casos, mi respuesta se dirige en el sentido al que quiero enfocar éste escrito. Un enfoque que trata de ser sano y no fomentar incertidumbres, ni parcialidades.

Las versiones de origen de la vida de carácter científico afirman que el universo y nuestro planeta fue creado por medio de una gran explosión cósmica (big-ban) ocurrida hace unos 10.000 millones de años. Luego, en nuestro planeta, en un proceso que se inició hace unos 5.000  millones de años se originó la vida y mediante un proceso evolutivo de selección natural,  han surgido las diversas especies.

La versión de las principales religiones del mundo, afirman que el mundo fue creado en 7 días por Dios. Hago citación de un fragmento del relato de la creación  en el primer libro de la Biblia: El Génesis;  capítulo 1, versículos 1-5

“En el comienzo Dios creó el cielo y la tierra. La tierra no tenía forma y estaba vacía, y las tinieblas cubrían el abismo; y el espíritu de Dios se movía sobre las aguas. Dios  dijo: “Que haya luz y hubo luz.

Vio Dios que la luz era buena, y la separó de las tinieblas; y llamo a la luz día y a las tinieblas noche. Hubo tarde y hubo mañana: día primero” (Biblia; libro del génesis).

Este texto del génesis hay que considerarlo desde el contexto de la cultura judía de la antigüedad, que pretendía acercar a la verdad a los hombres, mas no ser un texto de carácter científico. Utiliza un lenguaje accesible, pero que llevado a una interpretación profunda que el pueblo judío hacía de sus textos sagrados , nos relaciona con parámetros  o elementos de la realidad , con la esencia de la vida, con el pensamiento mismo, incluso el pensamiento científico.

Se nota claramente que cuando el autor dice que el mundo fue creado en 7 días, no puede referirse a días de 24 horas. Se refiere a “7 etapas”, “días para Dios”. Dios para que tendría afán. Hay un simbolismo que penetra y proyecta éste texto. Obsérvese que al final de cada uno de los siete días, está la expresión: “Hubo tarde y hubo mañana”. Esto quiere decir, que cada etapa se generó en un proceso lento, como la forma en que funciona cada día. Las coincidencias del texto del Génesis sobre la creación y los planteamientos científicos en torno al origen de la vida y los seres humanos son evidentes (léase el resto del texto del Génesis). En el agua se presenta el origen de nuestro mundo, la tierra estaba cubierta por agua y apareció “lo seco”, (¿los continentes?). Primero fueron las plantas, luego las especies animales. ….Por último aparecen los seres humanos, la especie más desarrollada de la evolución o la criatura más excelente de todas. Se pueden hacer otra serie de relaciones.

Hay contradicciones entre las dos versiones (ciencia-religión) que pueden ser entendidos desde la complejidad de la formación de nuestro mundo. Por ejemplo, en las primeras etapas de formación la atmosfera podría no estar completamente conformada, por lo tanto las nubes o los gases, no dejarían ver el sol, ni la luna. En éste sentido para la comunidad judía el sol y la luna no existirían hasta que no se vieran en el cielo.

Hay que aclarar que el relato de la creación del Génesis no tiene que coincidir un 100% con las afirmaciones científicas de origen de la vida y las especies. Simplemente son dos textos con estilo y propósitos diferentes. Uno es un estilo basado en el método y evidencias científicas, el otro es un texto “poético” para responder a unas inquietudes culturales y existenciales. El uno frío pero racional, el otro puede parecer confuso e incompleto, pero que tiene en cuenta las dimensiones del ser humano. Me preguntan ¿Cuál aprueba? Yo respondo: no tengo que escoger, me quedo con las dos versiones. Pero me gusta más  la “versión poética”.

Otro de los aspectos a considerar es que la versión científica no está del todo clara. Las teorías del origen de la vida, la evolución de las especies y el origen de los seres humanos presentan una serie de dudas; hay vacíos, faltan eslabones o enlaces en las secuencias evolutivas de las especies. La teoría de que el ser humano se originó de primates (monos), ha tenido que ser drásticamente reconfigurada, aun así se presentan dudas. Incluso hay científicos  que han llegado a considerar un origen alienígeno de los seres humanos, algo que para muchos y para mí, puede resultar descabellado.

En torno a estas consideraciones surgen interrogantes como ¿Cuáles son los verdaderos alcances de la ciencia? ¿Dónde estaría en el simbolismo del Génesis el protagonismo de Dios? Los creyentes requerimos una visión trascendente de la vida y presentimos a Dios en todo, para nosotros su presencia puede ser sutil y estar de la forma más inverosímil que se pueda imaginar. La Ciencia por su parte puede resolver muchos problemas, ésta en posibilidad de mejorar algo que se denomina nivel de vida en los seres humanos. Muchos seres humanos tienen plena confianza en la ciencia.

Tanto la Ciencia como la Religión son respetables, ambos factores presentan desviaciones que se convierten en defectos. Para todos ya son conocidas las consecuencias del fanatismo e intransigencia religiosa. De otro lado se presentan amenazas del desarrollo científico como las armas y en especial las de destrucción masiva. Además, el auge de la industrialización y por ende de la contaminación y el calentamiento global entre otros.

La Religión ha cumplido funciones como establecer principios éticos y morales en la sociedad; darle sentido a la existencia de muchas personas y que sientan amor en sus vidas. La Ciencia le da al ser humano ventajas enormes, como el uso de éste computador en el que estoy escribiendo. Los dos factores; Ciencia y Religión, además de sus problemas, sufren las presiones propias de cada época que a veces los ha llevado a precipitarse en acciones y actitudes.

Actualmente la Ciencia está bajo presión, se le están exigiendo unas metas como la llegada del hombre a Marte, el encontrar vida en otro planeta. Personalmente veo ansiedad en éste sentido. Para la llegada del hombre a Marte dentro de 15 ó 20 años, no creo que estemos preparados. Podríamos esperar mientras se desarrollan tecnologías que faciliten ésta expedición. Desde el siglo XX la humanidad ha conseguido grandes resultados en la exploración espacial, vamos a un buen ritmo. Se dice que el principal logro en cuanto a la exploración espacial fue la llegada del hombre a la Luna. Si es que realmente el hombre llegó a la luna, me hace dudar la teoría de la conspiración. Dentro de las objeciones ésta: ¿Cómo se ven las estrellas desde la superficie lunar? Si existen éstas fotos porque no las muestran. Por qué los astronautas de las misiones Apolo no “aprovecharon la oportunidad para tomar éstas fotografías”. ! Ah se les quedo la cámara ¡que Vaina¡ Bueno digo dudo si el hombre llegó a la luna, a lo mejor sí, pero a lo mejor no.

De todas formas creo que el hombre ha conseguido mejores logros que la llegada del hombre a la Luna (admitiendo que si llegó). Yo les digo a mis estudiantes cuando tratamos estos temas: “muchachos el hombre ya llegó a Venus, Marte, Júpiter y otros lugares del sistema solar. Ha llegado por medio de naves no tripuladas, de sondas espaciales. Estas naves son maravillas tecnológicas que han tomado fotografías espectaculares,  han efectuado mediciones atmosféricas y evaluaciones químicas, en los planetas y otros lugares del Sistema Solar. Las misiones que han cumplido las sondas espaciales Pioner, Voyager, Galileo, y otras me parecen realmente alucinantes.

En conclusión Ciencia versus Religión es un falso conflicto. Podemos disfrutar de las dos. Integrar las dos o  respetarlas y darles el lugar que les corresponde.

Comentar

Click aquí para enviar un comentario