Genero dramático: Aplicación para el aprendizaje

Iniciando el mes de septiembre; por fin, se dio cumplimiento al compromiso de resolver un problema como aplicación de lo apropiado en el aula en torno a las formas de la literatura y específicamente al texto dramático, el género dramático y su traslado a las artes escénicas. Cuando hablamos de teatro tenemos que tener en cuenta su doble naturaleza: como texto literario y como fenómeno espectacular. Todo texto escrito dramático lleva consigo la representación virtual de las palabras ya que tanto el lector como el autor cuando se enfrentan a un texto dramático comparten las convenciones del espacio escénico que cualquier texto lleva asociado.

En una velada sencilla y de mucho compromiso los estudiantes de once grado, se dieron cita en el auditorio de la institución (sede UNO) para presentar pequeñas secuencias escénicas y concretamente para responder a una aplicación para el aprendizaje en el área de lenguaje con el profe Ricardo Steffens.  Se les propuso el tema del descubrimiento de américa y los inicios de la conquista, lo cual, implico un trabajo de investigación documental, además de explotar su creatividad para el montaje y la producción de los guiones. En la puesta en escena participaron todos los alumnos de cada uno de los grupos. Lideraron las propuestas como organizadores y directores en escena los estudiantes: BRAIHAN CAMILO GALLEGO CASTAÑEDA del grado 11,01, KEVIN MONTES PRESIGA del grado 11°,02 y JOSÉ BRIAN VANEGAS ROJAS del grado 11°,03.

Se trata de sentir la literatura como goce estético. Algunos expertos elucidan en torno a la existencia de posiciones confusas entre el drama y el teatro en la educación. Dicha confusión viene del tradicional formalismo de asimilar el drama dentro del proceso de aprendizaje y el teatro como el producto. Aunque ambos conceptos estén relacionados con la idea de expresión emocional, el teatro está más estrechamente vinculado con la idea de representación o puesta en escena ante un público, mientras que el drama tiene más que ver con hacer y realizar Sin embargo, podríamos decir, que ambas ideas son complementarias.

Algunos autores piensan que puede ser contraproducente el hecho de que exista un día y una hora fijada para hacer una representación ya que puede presionar a los alumnos mientras otros piensan que los estudiantes van a sentirse realizados al ver conseguido su objetivo. La representación forma parte del proceso de hacer, de saber hacer y de construir ese producto que no ha de ser concebido como tal ya que la representación no finaliza el proceso hasta que es percibida en su plenitud por el incidental auditorio, que en este caso fueron los mismos estudiantes de once grado.  Como vemos, el proceso termina ahí, con el final de la representación no con la preparación previa a la representación porque esta ha de considerarse parte del juego dramático.

El teatro es un recurso sumamente útil para desarrollar la competencia comunicativa de nuestros estudiantes. Sin embargo, si no tenemos la posibilidad de poder hacer un taller con ellos, que sería lo ideal, este trabajo plantea actividades que pueden usarse de forma aislada en el aula para trabajar la expresión y la interacción oral y corporal y, adaptándolas, pueden ser usadas para tratar objetos de conocimientos específicos de cualquier ámbito de contenidos.

Además de basarnos en referencias teóricas fundamentadas, este ejercicio pretende hacerse eco de la opinión de los propios alumnos participantes en la actividad dramática en los que nos basamos y de esta forma, se demuestra como el teatro llevado a las tablas con los estudiantes tiene efectos reales en su aprendizaje. El aprendizaje del lenguaje de la dramatización o el teatro, como el de cualquier arte, propone que los estudiantes adquieran habilidades para expresar y comunicar con un código específico su mundo interior y las imágenes que lo habitan. Por ello, es importante tener en cuenta para su evaluación algunos criterios, de otros tantos:

  • La novedad, respuestas no estereotipadas;
  • La coherencia interna, en el sentido de que la organización de los elementos del conjunto contribuyan a su función;
  • Adaptación externa, si la respuesta al problema propuesto es aceptable.
  • La voluntad de progresar en la creación, la expresión y la comunicación;
  • La participación activa en el proyecto grupal, la escucha y el respeto del proceso seguido por cada uno;
  • La adquisición del conocimiento básico del lenguaje del arte dramático y de las técnicas teatrales;
  • La capacidad de iniciativa y de invención en la investigación personal.

Felicitaciones a todos los estudiantes de once por su poder creativo, su disposición y compromiso con esta actividad; en la cual, se destacaron algunos alumnos por su talento y responsabilidad en lo asignado. El trabajo de los directores fue estupendo y la puesta en escena contó con diversos enfoques y escenografías.

Trabajo del grado 11°,02

 

Trabajo del grado 11°,03

Comentar

Click aquí para enviar un comentario