Tradicional visita de nuestros bachilleres a la U.

La salida pedagógica, trabajo de campo o excursión escolar, es una estrategia didáctica que promueve la comprensión del entorno. Es la manera vivencial y placentera de asimilar, comprender e interpretar el territorio, el paisaje y los espacios físicos, además de reconocer y apropiar procesos, se  rompe con la rutina habitual de las clases y trasladan el aprendizaje y el conocimiento al mundo real, por lo que son muy motivadoras para los estudiantes. Esta actividad escolar, posibilita el conocimiento concreto del medio, el alumno logra acercarse a la realidad circundante. Se apropia en forma directa del medio físico- social mediante la observación de las actividades humanas y la interdependencia de los mismos. Igualmente estimula el trabajo investigativo, puesto que el alumno antes de desplazarse al lugar elegido, se aproxima conceptualmente al tema o problema que va a analizar durante la salida. Con ésta, se pretende confrontar la teoría con la práctica, corroborando los conceptos y construyendo otros.

El pasado mes de octubre, del presente año lectivo, los estudiantes de once grado, próximos a graduarse de Bachilleres, realizaron visitas a diferentes campus universitarios de la ciudad de Medellín, utilizando como estrategia la salida pedagógica. La profesora Gloria Gonzáles Cárdenas, quien lidera el primer acercamiento de nuestros bachilleres con la universidad y el departamento de orientación escolar, en cabeza de la profe Lina Martínez, insisten a nuestros muchachos que decirle adiós a la IEFA y matricularse en una universidad no incluye solamente escribir dedicatorias en las camisas de los compañeros y esperar la fiesta de graduación, también es el tránsito de la infancia a la madurez, es abrirse al mundo y despertar a la vida de las responsabilidades, una línea muy compleja de determinar, y afín que lo logran con sus salidas pedagógicas a las universidades públicas y privadas en el Valle de Aburra, principalmente a la U. Nacional y la U. de Antioquia, además de generar consciencia de que el gran paso de la IEFA a la universidad es un giro bastante radical que afecta las normas y los controles estrictos a los que ya estaban acoplados.

Con la terminación del bachillerato, los adolescentes entran en una fase complicada, porque está en sus manos el futuro como profesionales y deben ser realistas de que son responsables de su propia formación. Al menos es una aspiración de todos, aun siendo conscientes de las dificultades y pocas oportunidades para hacerlo. Es aquí donde entra otro punto que no se debe dejar por fuera del tema y es la orientación vocacional que se debe impartir en todos las instituciones educativas desde el grado noveno, pero en eso fallamos, poco o nada se hace en ese sentido,  esto con el objetivo de mirar las capacidades, ventajas, fortalezas, y enfoque de cada uno de estos muchachos para que así no entren en un dilema el día que terminan su segunda etapa de formación para dar inicio al amplio y diverso mundo de la universidad.

Para tener en cuenta en el desarrollo del currículo Federiquiano:

  • La incorporación de pedagogías de autoaprendizaje en los primeros años del bachillerato, fomentando las habilidades necesarias para llevar a cabo trabajos de formación con el fin de medir los puntos débiles del estudiante.
  • Permitir que el estudiante se familiarice con el ambiente universitario. Se recomienda que asista a preuniversitarios o cursos preparatorios.
  • La orientación profesional debe hacerse con más énfasis durante el bachillerato. La elección de la carrera de acuerdo con los gustos y las capacidades del alumno, determinará su éxito profesional.
  • Despertar la motivación de los alumnos en cuanto al logro de objetivos por esfuerzo y dedicación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fuente: Al día con las noticias MEN

Comentar

Click aquí para enviar un comentario