Modernidad Y Posmodernidad II

Después de la segunda guerra mundial el mundo quedo dividido entre dos grandes bloques de naciones; el capitalista liderado por los Estados Unidos y el bloque socialista liderado por Rusia que desde 1922 Se denominó también como U.R.S.S. (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas). Entre éstos bloques se produjo la famosa “Guerra Fría”. La cuál se denominó así porque se formó una continua tensión y competencia armamentística, incluyendo el arsenal nuclear entre los principales países de los bloques socialista y capitalista. No se atrevieron a una confrontación directa, sino a una confrontación indirecta, influyendo para que las naciones siguieran siendo capitalistas o se hicieran socialistas.

El socialismo como sistema socio-económico era novedoso en la historia y se vino a concretar en el siglo XX, surgió como una respuesta ante las “contradicciones del capitalismo”. Después de la segunda guerra se consolido y expandió. Durante la segunda guerra, mientras Rusia contratacaba, se apoderó de los países de Europa del éste y luego, después de la guerra impuso el socialismo en éstas naciones (En Rumania, Polonia, Yugoslavia Y otros). Por otro lado, en el extremo oriente, en la China “El Ejército Popular de Liberación”, ósea la guerrilla socialista, liderada por Mao Tse-Tung, aprovechando el vacío que había dejado la derrota del Japón, realizó una gran ofensiva y se toma el poder. Es decir, después de la Segunda Guerra Mundial el socialismo quedo en plena expansión. Se fortaleció en el país mas grande del mundo; Rusia y se estableció en el país más poblado del mundo; la China. Parecía que el socialismo quería tragarse al capitalismo y al mundo.

De otro lado a partir de los años 50(1.950), se constataba que la democracia capitalista, la cual pretendía fundamentarse en los Derechos Humanos, no satisfacía a muchas naciones y muchas democracias propiciaban e instauraban dictaduras. En algunas naciones surgieron movimientos armados y sociales respaldados por sectores de la población para conseguir la transición de un sistema democrático capitalista al socialismo.

En el extremo oriente naciones como Vietnam y Corea del Norte, mediante la guerra, establecieron el socialismo desafiando a las naciones de occidente. Por otro lado, las naciones del medio oriente,” los países árabes”, al parecer por su vínculo con la religión islámica, no se hicieron socialistas, pero si “coqueteaban” con Rusia y el socialismo.

En América, Cuba mediante una revolución y lucha guerrillera se hizo socialista en 1.959. En Chile y Argentina movimientos sociales, políticos y estudiantiles no consiguen promover el socialismo, en parte por la represión de las dictaduras militares aliadas a los Estados Unidos que gobernaron éstos países en muchos años. En Bolivia, el Che Guevara que junto con Fidel Castro había conseguido instituir el socialismo en Cuba, fracaso en su intento por conformar en éste país suramericano un movimiento guerrillero y termino siendo asesinado (1967).

La guerrilla socialista se toma el poder en los años 80 en Nicaragua. Pero el sistema socialista en éste país no obtuvo buenos resultados y su presidente que fue el mayor comandante guerrillero; Daniel Ortega, que actualmente es el presidente, se vio precisado a promover el capitalismo.  En naciones como El Salvador y Colombia las guerrillas socialistas no consiguen tomarse el poder y establecen acuerdos de paz. El continente africano también se vio involucrado en las pretensiones de los bloques capitalista y socialista.

Para la década del 80 (1980) el socialismo que aparentemente seguía en expansión, entra en profunda crisis y literalmente “se derrumbó” o se terminó en muchos países en los que se había establecido. La caída del muro de Berlín (noviembre de 1989) se constituyó en el principal símbolo del fracaso del socialismo.

Después de la segunda guerra mundial, Rusia había impuesto el socialismo en una parte de Alemania además de las naciones de Europa oriental como lo mencioné anteriormente. El muro de Berlín dividía la Alemania capitalista de la Alemania socialista. Mientras la Alemania capitalista era prospera, la Alemania gobernada por el socialismo estaba agobiada de penurias. Después de la caída del muro de Berlín, las naciones de Europa oriental una por una abandonaron el socialismo. Además, Rusia ya no quería asumir los costos de apoyar militar y económico a las naciones socialistas, le quito la mayor parte del apoyo a Cuba. Por otro lado, le dio autonomía a naciones como Bielorrusia y Ucrania lo que se concretó en la disolución de la U.R.S.S. (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) en diciembre de 1.991.

El fracaso del socialismo es un tema extenso, pero al que se puede llegar a identificar sus causas. Su fracaso es reconocido ya hasta por los socialistas, llegando a la apatía por el socialismo clásico de origen marxista, llamado socialismo científico, aún en el principal país en donde el marxismo se pretendió llevar a la práctica; en Rusia.

Las causas del fracaso del socialismo parten de las contradicciones que presentó hacia la misma naturaleza humana y el funcionamiento de la economía. La economía es la forma en que el ser humano se abastece de todo lo que requiere para vivir y esto es sumamente complejo.

La economía se determina por la producción, y consumo de productos (oferta y demanda), dinámica que en el capitalismo se regula por el dinero. El socialismo tergiversa ésta dinámica por que “el estado por medio de una economía masiva y planificada se encarga de imponer y establecer la economía a su manera”. Supongamos que en un país socialista el Estado se debe encargar de los huevos, desde la producción, transporte, almacenamiento, distribución a cada uno de los hogares. Esto aparentemente es muy fácil, pero no lo es tanto. Pensemos por ejemplo en que el Estado debe abastecer de huevos a las familias de un municipio como caldas. El proceso puede fallar en cualquiera de las etapas y se echaría al traste con el abastecimiento de huevos a la población que se requiere. En cambio, en una economía capitalista todas las etapas se autorregulan y coordinan.

Además el socialismo pasa por alto que los seres humanos requieren de un margen de libertad. El socialismo confisca las grandes propiedades a los ricos o grandes propietarios burgueses para “repartirlas entre todos”. Pero también llega a confiscar las medianas y pequeñas propiedades porque según el socialismo, el origen de las desigualdades sociales está en la propiedad privada. Esto es algo que desmotiva, que desubica a las personas acerca de los propósitos de producir en éste tipo de economía que se hace monótono, en el que los incentivos o estímulos, que para todo ser humano son necesarios se desvanecen.

En el socialismo todo es de todos y nada es de nadie. Por ejemplo, a un “jornalero” de las plantaciones de caña de azúcar en Cuba se le puede exigir que trabaje dos horas diarias más, pero no se le darán mayores compensaciones para éste trabajo adicional, porque “él trabaja para el pueblo”. Puede ser cierto, pero los seres humanos difícilmente funcionamos así, con incentivos que no sean del todo claros. De hecho, las cosechas de azúcar en Cuba (zafra cubana) después de la revolución presentaron serios problemas o declives y esto no es un ejemplo, es un registro histórico. Ósea, el socialismo se convierte en un sistema muy represivo, no solo se restringen libertades económicas, sino también libertad de pensamiento y de los medios de comunicación, libertad política; no se permite a la oposición y se le persigue. En los países socialistas se llegó incluso a prohibir la religión, algo que atenta contra las preferencias de las personas.

Otra de las causas del fracaso del socialismo es que es beligerante, destina mucho de su potencial y presupuesto a la creación de un gran aparato militar, en el fondo el socialismo se convierte en un sistema militarista.

El fracaso del socialismo se evidencia en la década del 90 (1990). A partir de ésta fecha se presenta un nuevo auge del capitalismo, el liberalismo del comercio internacional y la globalización en muchos aspectos. En el nuevo orden mundial el socialismo se vuelve “algo secundario”, naciones como Rusia y la China siguen siendo socialistas, pero de forma ambigua y en relación con el capitalismo al que antes rechazaban. Pero por lo menos algo muy positivo se produce; “La guerra fría”, ya quedaba como “cosa del pasado”, porque se pasó de un mundo bipolar (de dos polos) a un mundo unipolar cuando Rusia y el socialismo “le dejaron el camino libre” a los Estados Unidos y el capitalismo de predominar en el mundo.

La modernidad retoma su marcha, pero resurge la incertidumbre. El capitalismo parece insuficiente. La población mundial, la cual ya es mayor a 7.000 millones de seres humanos, en una buena proporción adolece de una serie de carencias, problemas y desigualdades.

En el mundo capitalista en el que estamos inmersos, el mundo de la vida y de cada ser humano se ha visto condicionado por relaciones de dinero y de poder. La instrumentación definida como el uso de una infinidad de objetos, especialmente de carácter tecnológico llega a tergiversar la vida de las personas. Unas capas sociales que están por encima, funcionan como grandes maquinarias imponen un lenguaje en el que la dignidad y principios humanos se ven amenazados. El entendimiento y la solidaridad entre los seres humanos tiende a convertirse en algo extraño. Se confunden medios con fines en una sociedad consumista en la que la moral y la ética pierden espacios peligrosamente.

Al contrario, hay que dar autonomía y “empoderar” a los hombres y mujeres en lo que realmente son. Con la razón instrumental los hombres se han convertido en un simple medio, una “cosa” que potencializa la sociedad de consumo. Por todo esto la democracia está desarraigada y carece de sentido.

Seguir leyendo

 

También te puede interesar:  El Blog “El Rincón de Rudolf”.

Comentar

Click aquí para enviar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.