Pensar la infancia migrante

“La gente hará viajes desesperados y peligrosos cuando lo que está detrás de ellos es más aterrador que lo que está delante”. (Martínez, Salvador y Hernández, 2018, p. 38)

Desde que se inició el éxodo de venezolanos hacia Colombia y otros países del mundo me ha interesado pensar en los niños que llegan en estas oleadas migratorias a destinos desconocidos para ellos, por lo tanto, creo que hay una gran cantidad de aspectos por investigar dentro del marco de lo que algunos autores llaman “infancias migrantes” o “infancias en movimiento”.

Todos los procesos migratorios tienen impactos tanto positivos como negativos en la sociedad. Pensar la infancia migrante es pensar en lo que han perdido, pero también en lo que han ganado los niños y niñas. En este sentido, no se puede obviar que frente a las experiencias de migración, desplazamiento, exilio o destierro en la niñez, se han ido consolidando representaciones sociales que pretenden dar cuenta de un fenómeno complejo que, para sus protagonistas – en este caso niños y niñas – encierra discriminación, penuria, exclusión, tristeza, desarraigo, pérdida, xenofobia, estigmatización; y por otro lado, adaptación, integración, salvación, participación, libertad, arraigo, agencia, hospitalidad, oportunidad, acogida; mostrando así los distintos matices del fenómeno migratorio. 

De tal manera, no cabe duda de la pertinencia de una investigación que pretenda adentrarse en el campo de los significados, de los juicios o valoraciones que se asocian a la migración forzosa o a los movimientos voluntarios que indistintamente generan pérdidas y extrañamientos en los niños y niñas, pero también, nuevas oportunidades y nuevos lazos sociales.

Por lo tanto, ante esta ambivalencia entre lo positivo y lo negativo es recurrente la visión negativa generalizada sobre la migración, debido a que se asume que todo el grueso de la población infantil migrante y desplazada que llega a una institución educativa viene con distintas dificultades; y no se explora de manera singular su llegada, por ejemplo, como una oportunidad de aprendizaje intercultural con el niño y la niña migrante.

 En vista de lo anterior, aparecen distintas percepciones sobre la migración, por un lado, una mirada vulnerabilizante y patologizante que surge debido a los traumas psicosociales que se cree padecen algunos niños migrantes y que se le atribuyen a la ruptura de referentes afectivos y simbólicos tales como son la pérdida de los miembros de su familia, de sus amigos, de su casa o de su territorio. Además, se suma a ello, la mirada estigmatizante que recae en la población venezolana, debido a que son vistos en algunos casos como un “problema social”, como una carga, y en algunos lugares prevalece la construcción del migrante como alguien “peligroso”. Y es precisamente estas etiquetas y representaciones las que llaman poderosamente la atención en un fenómeno de migración infantil.

Según Frigerio, (2008), podríamos encontrar una cantidad de adjetivos para referirnos a los niños y niñas extraños y extranjeros, ‘’adjetivos calificativos descalificantes (pobres, amorales, anormales, huérfanos, en peligro, peligrosos, excluidos, marginales, u otros equivalentes)’’ (p.2).  

Aquí seria también importante tener en cuenta el trabajo de dos investigadoras que nos hablan de cómo hay una imagen estereotipada de los niños extranjeros en la sociedad en general y de manera particular en el ámbito educativo producto de “las creencias construidas cotidianamente” durante las distintas interacciones que se dan. “Es decir, la configuración de la imagen que los docentes construyen de estos alumnos se arraiga en cómo es vivida la presencia del extranjero en la sociedad en su conjunto. La escuela es un espacio donde los docentes vuelcan de manera sumamente evidente los prejuicios que poseen acerca de ese “otro” que es, al mismo tiempo, pensado como “inferior” pero también “culpable” y “peligroso”. Desde esta perspectiva, el estereotipo se constituye como un dispositivo discursivo de control social”. (González y Plotnik, 2011, p. 110).

En este sentido también coincide Frigerio, (2008) al preguntarse si “¿caratular a los niños expresaría el intento de control de aquello que es desconocido e inquietante para los adultos?’’ (p.2). De esta manera, hallaremos un conjunto de etiquetas, rótulos y estereotipos para nombrar y representar a las niñas y niños migrantes, como extraños, extranjeros, forasteros, desarraigados, desplazados, desterrados, mendigos, limosneros, mantenidos, venecos, refugiados, apátridas, parásitos, exiliados, entre otros.

Todos estos calificativos nos conducen a reflexionar sobre el etiquetamiento que se le hace al migrante, y cómo todos estos rótulos y estereotipos hacen parte de una construcción de representaciones sociales relacionadas con la migración y el desplazamiento de los sujetos. La importancia radica aquí, en cómo indagamos las representaciones que sobre la población infantil migrante circulan en instituciones educativas públicas y los modos en que dichas representaciones influyen en prácticas, actitudes y decisiones dentro de la comunidad educativa. Es interesante interpretar como son reconocidos y vistos los niños extranjeros en la escuela por los otros niños ‘’nativos’’ y como esos niños venezolanos se ven y se reconocen.

Todos estos calificativos nos conducen a reflexionar sobre el etiquetamiento que se le hace al migrante, y cómo todos estos rótulos y estereotipos hacen parte de una construcción de representaciones sociales relacionadas con la migración y el desplazamiento de los sujetos. La importancia radica aquí, en cómo indagamos las representaciones que sobre la población infantil migrante circulan en instituciones educativas públicas y los modos en que dichas representaciones influyen en prácticas, actitudes y decisiones dentro de la comunidad educativa. Sería interesante interpretar como son reconocidos y vistos los niños extranjeros en la escuela por los otros niños ‘’nativos’’ y como las niñas y niños venezolanos se ven y se reconocen.

Ese “otro” migrante que es, al mismo tiempo, pensado como “inferior” pero también “culpable” y “peligroso”, sería un referente clave para conocer los distintos imaginarios que una población nativa puede proyectar sobre los niños y niñas migrantes, para efectos de un proceso de construcción de la ‘’otredad’’, ya que ‘’no es lo mismo ser mirado o definido como inmigrante-forastero, como inmigrante-extranjero, como inmigrante-extraño o como inmigrante-monstruo (Izaola & Zubero, 2015, p. 125). Habría que agregar, además, ser mirado o definido como inmigrante-pobre o inmigrante-indeseable.

Es aquí donde vemos como ‘’el odio hacia ciertos niños atraviesa la concepción de infancia, interpela las representaciones (…)’’, y se van generando imaginarios en la sociedad receptora alrededor de la figura del “niño migrante” donde se va cimentando a su vez, el perfil de un sujeto empobrecido, forastero, peligroso, extraño, a partir de  las representaciones que hacen los medios de comunicación, los políticos y gobernantes de turno y hasta la misma academia, mostrando así como la sociedad se vuelve excluyente.

Acorde con lo anterior, vemos como también en las comunidades de acogida se reproducen actitudes y visiones diferenciadas en torno al migrante, ese ‘’otro’’, recién llegado y forastero que se mueve entre la acogida y el rechazo, entre la hospitalidad y el odio o en palabras de Honneth, (2010) entre “el reconocimiento o el menosprecio’’, considerando que el reconocimiento y la integración de los niños migrantes no están asegurados, pues rondan los estigmas y las conductas xenofóbicas y más aún si son pobres, porque el menosprecio también puede provenir de lo que se ha denominado aporofobia, “el desprecio al pobre, del rechazo a quien no puede devolver nada a cambio, o al menos parece no poder hacerlo” (Cortina, 2017).

Sin embargo, subsiste también un matiz positivo. Las múltiples consecuencias de la migración y el desplazamiento, no solo tienen un lado negativo, también se pueden mirar como una nueva oportunidad, donde las dificultades que enfrentan los niños y niñas son superadas y logran establecer nuevas redes sociales, familiares y territoriales.

De tal manera, no pueden dejar de explorarse las distintas miradas hacia ‘’el otro’’, en este caso la niña y el niño migrante venezolano que llega a una institución educativa en Caldas, Antioquia. Por lo tanto, hay otras formas de observar la infancia migrante, la de los niños como sujetos políticos, establecidos en una comunidad de acogida, con derechos y libertades, por ende, pueden participar y tomar decisiones, ya que son sujetos activos que participan en los entornos que habitan evitando ser excluidos de los procesos sociales que dirigen los adultos.

Resulta importante entonces plantear otra mirada que permita poner de relieve como responden de distinta manera a la situación del éxodo y destierro los niños, para no caer en generalizaciones y contrastar la visión vulnerabilizante y negativa de la migración. Citando a kantor, (2010), debemos ‘’prevenirnos de la mirada preventiva, que sólo ve pibes en problemas o pibes problemáticos, ocultando causas y contextos de los problemas; que sólo acusa, teme y estigmatiza, y que contribuye, a menudo, a profundizar o a confirmar los riesgos que pretende controlar” (p. 51). Por tal razón, los estudiantes migrantes que llegan a una institución educativa no solo deben verse desde una óptica que no los estigmatice, sino que también deben ser reconocidos en su diversidad cultural, sus expectativas y proyectos de vida; para potenciar su capacidad de agencia y para no poner límites a su desarrollo y vinculación al nuevo contexto.

Referencias

Cortina, Adela. (2017). Aporofobia, el rechazo al pobre. Un desafío para la democracia. Barcelona: Paidós, 2017. 200 pp. Recuperado de http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0120-00622018000100199

Frigerio, G. (2008). La división de las infancias: la máquina de etiquetar. Proyectos del Centro de Estudios Multidisciplinarios (Buenos Aires, Argentina). Recuperado de https://www.inau.gub.uy/institucional/funcionarios/llamadosinternos/download/6090/2634/16

González, Anahí; Plotnik, Gabriela. (2011). ¿De la homogeneidad a la diversidad? La construcción de la otredad del migrante externo en el ámbito educativo. Propuesta Educativa, núm. 35, pp. 105-112. Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. Buenos Aires, Argentina.

Honneth, A. (2010). Reconocimiento y menosprecio. Sobre la fundamentación normativa de una teoría social. Katz Editores. Traducción de Judit Romeu Labayen. (85 Pág.). ISBN 978–84–92946–28–0.  Recuperado de https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=5718844.

Izaola, A., & Zubero, I. (2015). La cuestión del otro: forasteros, extranjeros, extraños y monstruos. Papers 2015,105-129. Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea. Grupo de investigación CIVERSITY. Recuperado de http://dx.doi.org/10.5565/rev/papers.

Kantor, Debora. (2010). Persistir en educar. La responsabilidad adulta entre mandatos, tradiciones y construcciones. Conferencia en Puerto Pibes. Marzo, 2010.

Martínez, L., Salvador, P., Hernández, R. (2018). El fenómeno de la emigración. Infancia en movimiento: un proceso global y complejo. Pasajes 54, 2018, pp. 29-42. Recuperado de https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6457273

Comentar

Click aquí para enviar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× ¿Cómo puedo ayudarte?