Portada » En torno a la Jornada de salud del Magisterio Caldeño

En torno a la Jornada de salud del Magisterio Caldeño

Se cumplió la jornada de salud para los docentes de nuestra institución y los compañeros de la Institución Educativa María Auxiliadora, esta última sirvió de sede para las sesiones de trabajo organizadas y coordinadas por COMFENALCO Antioquia y la Fundación Medica Preventiva. Empresa de salud, altamente cuestionada por todos los docentes antioqueños por su irresponsable y negligente tarea de atender la salud del magisterio y en contraste programa estos espacios que permiten reflexionar sobre nuestra salud.

La realidad del magisterio en el marco de su labor docente.

La falta de valorización social de la tarea de enseñar, problemas de salud ligados al estrés y a las tensiones que generan el entorno laboral, además de las condiciones físicas donde se desempeñan son algunos de los factores que influyen en la salud y el trabajo de los docentes. Tradicionalmente hablar de condiciones de trabajo se lo ha asociado, exclusivamente, al tema salarial, dejando de lado otros ámbitos que influyen en la calidad de vida del profesorado y en su capacidad para desarrollar respuestas afectivas, emocionales y humanas que contribuyen a un buen desempeño profesional.

Los maestros y maestras destinan una gran parte de horas al trabajo docente, las remuneradas se deben sumar a las que se hacen por fuera del horario. En tanto que en el horario laboral queda poco tiempo para el descanso. Además, el trabajo docente invade el espacio doméstico, afectando las modalidades de uso del tiempo libre, el contacto con la familia y la recreación. Este hecho se asume como un aspecto natural de la profesión y no es cuestionado. Es un tema generalizado en toda Latinoamérica, no es exclusivo de Colombia.

La infraestructura física no considera espacios propios para los maestros. Faltan desde salas para el descanso a oficinas para la preparación de las clases y los materiales; las salas de profesores parecen bodegas de materiales y recursos educativos y sufren hacinamiento.

El entorno social que rodea a las Instituciones educativas es considerado por los maestros como un factor que hace más complejo el trabajo docente, estableciéndose una relación entre desempeño y problemas sociales que afectan a los alumnos.  A su vez, los problemas que presentan nuestros estudiantes si bien contribuyen en cierta medida a la carga de trabajo docente, no representan un obstáculo en la misma magnitud que los problemas institucionales; destacan en este plano la falta de materiales, de especialistas y de apoyo de padres y acudientes.

La violencia es percibida como un problema serio en las escuelas. Es que un porcentaje considerable de docentes ha sufrido amenazas concretas a su integridad física y se percibe que existen formas de violencia organizadas dentro de los establecimientos.  Pero como contraste, los resultados muestran que los docentes encuentran satisfacción en las relaciones que se establecen entre colegas y en las posibilidades de aplicar creatividad y ser autónomos en nuestro trabajo.

La violencia se transforma en exigencia laboral, potencia el desgaste, genera sufrimiento y afecta la salud del magisterio. A pesar de que estadísticamente no exista una correlación entre sufrimiento y violencia, se observa que a medida que los síntomas que están vinculados al sufrimiento tiene mayor incidencia en los docentes que afirman que la violencia es un problema grave en la escuela.

Los factores de insatisfacción laboral pasan por la falta de valorización social del trabajo de orientar el proceso formativo y el contenido de las relaciones con los entes de control, estos últimos si bien son cordiales son criticados en los aspectos que tocan a la tarea y al aspecto técnico. El perfil patológico se define en tres grandes categorías de salud: los asociados a las exigencias ergonómicas (disfonía, alteraciones musculo esqueléticas), los problemas de salud mental y los de salud en general. Muchos maestros sufren depresión y en la escala de Burnout, el índice de cansancio emocional es el que más se destaca.

La exigencia ergonómica es alta y está asociada con el estado del mobiliario, pero fundamentalmente con las demandas de las tareas que obligan a estar de pie toda la jornada y a forzar la voz a la vez que se trabaja en un ambiente ruidoso. Además, una exigencia laboral importante que genera desgaste en los docentes está vinculada al trabajo con el alumno y en el aula.

En general los problemas de salud tienen un bajo impacto en el rendimiento percibido por los propios docentes.

___________________

Escala de BurnoutEl síndrome de quemarse por el trabajo se define como una respuesta al estrés laboral crónico  integrado por actitudes y sentimientos negativos hacia las personas con las que se trabaja y  hacia el propio rol profesional, así como por la vivencia de encontrarse emocionalmente  agotado. Esta respuesta ocurre con frecuencia en los profesionales de la salud y, en general, en profesionales de servicios sociales que trabajan en contacto directo con los usuarios que acuden a las organizaciones. Se trata de un conjunto de conductas (como el deterioro del rendimiento, la pérdida de responsabilidad, actitudes pasivo agresivas con los pacientes y pérdida de la motivación, entre  otros), en las que se implicarían tanto factores internos (valores individuales y sociales, rasgos  de personalidad) como externos (organizacionales, laborales, grupales).

FUENTE:

Estudio de la Unesco sobre el trabajo de los educadores 

Comentar

Click aquí para enviar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× ¿Cómo puedo ayudarte?