Portada » Seis docentes federiquianos alcanzaron Meastrías de SEDUCA

Seis docentes federiquianos alcanzaron Meastrías de SEDUCA

Mucho tiempo debió pasar para que la autoridad educativa nacional, al menos, mediante una estrategia medianamente alentadora, tuviera a bien ofrecer a los docentes la posibilidad de seguir sus estudios de postgrados y maestrías. Por lo menos en Antioquia, un considerable número de educadores han alcanzado esta oportunidad a través de becas que otorga SEDUCA para continuar estudios en maestrías en universidades de Medellín. La institución Educativa Federico Ángel ha sido beneficiaria de este proceso y es de una alta satisfacción que seis de nuestros profesores hayan alcanzado este importante logro, el cual, con seguridad contribuye a la transformación de nuestra realidad institucional. El compromiso es interesante en la medida en que se fortalece  el proceso formativo de nuestros estudiantes.

Pensamos de que el maestro ante un mundo globalizado debe auto-reconocerse como un estudiante de por vida. Aunque la imagen del maestro ha cambiado al pasar de los tiempos al igual que su mentalidad y sus necesidades profesionales. El maestro debe aspirar a continuar estudios post graduados con el propósito de adquirir herramientas teóricas, prácticas didácticas y tecnológicas modernas que le ayuden a fortalecer su labor. De igual forma el sistema educativo actual solicita un maestro diferente. Un maestro que posea cultura y que se distinga como profesional idóneo y debidamente preparado que pueda impactar de manera positiva la sociedad, la escuela, el currículo, la planificación de la enseñanza y sobre todo la vida de sus alumnos.

Ha expresado el M.E.N. “Bajo la premisa de que las competencias no son estáticas, sino que se construyen y desarrollan a través de la práctica, en un proceso permanente de aprendizaje para obtener niveles de desempeño cada vez más altos, se colige la importancia de que los docentes y directivos en servicio continúen su proceso de formación, una formación para la actualización disciplinar y pedagógica y el perfeccionamiento de sus competencias profesionales, de manera que se cualifique su profesión y, con ello, se contribuya al fortalecimiento de las instituciones educativas en las que se desempeñan, al desarrollo de las competencias de los estudiantes y al mejoramiento de sus aprendizajes. Si bien la formación inicial es importante para delimitar su misión y compromiso como docente, motivar el desarrollo de sus competencias profesionales y dotarlo de los conocimientos y habilidades para hacer su trabajo, es en la formación del docente en servicio donde se tiene la posibilidad y el espacio desde la práctica misma de repensar todo el quehacer docente y de descubrir que siempre es posible aprender a hacer mejor las cosas”.

De izquierda a derecha: Miguel Ángel González, Fausto Raúl fernández, Oscar Alejandro Rincón, Paula Marcela Valencia, Leonardo Marín castrillón y Alvaro Fausto Pelaez
De izquierda a derecha: Miguel Ángel González, Fausto Raúl Fernández, Oscar Alejandro Rincón, Paula Marcela Valencia, Leonardo Marín Castrillón y Alvaro Fausto Pelaez

El maestro altamente cualificado se caracteriza por tener conocimiento amplio sobre el crecimiento, el proceso de desarrollo y aprendizaje de cada niño. De esta forma pone en práctica nuevas estrategias y técnicas de enseñanza, que aporten positivamente el proceso educativo y de aprendizaje dentro del salón de clases. Freire señala que un maestro cualificado ante un mundo globalizado es capaz de adaptarse al uso del espacio, los materiales y al uso y manejo del tiempo según las necesidades de los estudiantes.

Un pedagogo altamente cualificado tiene la habilidad para comunicarse eficazmente con los estudiantes, con sus colegas, con los padres y demás dentro y fuera del escenario educativo. Es ávido a trabajar en cooperación y colaboración con otros. Establece y entiende programas educativos eficaces. Un maestro bien preparado utiliza una variedad de destrezas, estrategias y métodos de enseñanza que estimulan el aprendizaje de todos los estudiantes. Según Freire el maestro que domine las áreas antes mencionadas es un educador capaz de auto-evaluar su labor, implementa y es un ente que propicia cambios.

En pleno siglo XXI el sistema educativo, la sociedad, los padres y los alumnos demandan por un maestro idóneo, culto y debidamente preparado que sirva como ente de cambio. Un profesional, educado que facilite y guíe a sus alumnos por el camino del saber.

Comentar

Click aquí para enviar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También puede interesarte..

× ¿Cómo puedo ayudarte?