Fortalecimiento de la enseñanza de la Historia en las aulas

Desde la escuela no podemos seguir acolitando y menos nutriendo la cultura engañosa, que desafortunadamente han sembrado quienes han administrado y detentado el poder del estado en este páis. Se promulgó la ley que supuestamente recuperaba la independencia de la catedra de historia en el curriculo de las Instituciones educativas, pero lo que generó fue una falsa expectativa al respecto. La idea es que la clase de historia de Colombia será fortalecida en su orientación en el proceso formativo de las nuevas generaciones de colombianos, pero seguirá  unida a otras asignaturas en el área de Ciencias Sociales.

El pasado 27 de diciembre de 2017, el presidente Juan Manuel Santos sancionó la ley 1874, que que aparentemente restituye nuevamente la catedra de historia dentro del currículo de los P.E.I. de Colombia. Ya habían pasado 32 años desde que la historia dejó de ser orientada como una asignatura autónoma, pero en todo caso, seguira empaquetada en un área como la de Ciencias Sociales; la cual, mezcla temas de Geografía, Democracia, Constitución Política e Historia. No obstante, las instituciones educativas en el marco de su autonomia curricular y sus consejos acdémicos pueden generar la independencia en su orientación y luego hacer una fusión de resultados de la evaluación que se exprese en el área de sociales.

La Historia dejó de ser materia autónoma en 1984 y, en 1994, desapareció del plan de estudio de la formación básica, durante el mandato de César Gaviria. El gobierno de Gaviria tomó la decisión de eliminar la cátedra de historia y la fusionó con la de Ciencias Sociales. Desde ese momento, ni los estudiantes de primaria ni los de bachillerato volvieron a estudiar los hechos que han pasado en el departamento, el país y el mundo. Los procesos de conquista, colonización, independencia y república en el caso colombiano.

Habrá una Comisión Asesora del Ministerio de Educación para establecer de que manera abordará el proceso. Representantes de las academias de historia, de facultades de educación, docentes, entre otros, la conformarán y el gobierno tiene plazo de 6 meses para reglamentar su funcionamiento, además de desarrollar la forma en cómo será evaluada. Para ello hay un plazo de dos años a partir de la sanción presidencial.

La ley , entendemos, tiene tres objetivos claros por los cuales se debe fortalecer en su enseñanza en las aulas:

  • Contribuir a la formación de una identidad nacional que reconozca la diversidad étnica cultural de la Nación colombiana.
  • Desarrollar el pensamiento crítico a través de la comprensión de los procesos históricos y sociales de nuestro país, en el contexto americano y mundial.
  • Promover la formación de una memoria histórica que contribuya a la reconciliación y la paz en nuestro país.

La Historia reflexiona sobre el conjunto de la sociedad en tiempos pasados y pretende enseñar a comprender cuáles son las claves que están detrás de los hechos, de los fenómenos históricos, y de los procesos. Tiene un alto poder formativo para los futuros ciudadanos, en cuanto aunque no les enseña cuáles son las causas de los problemas actuales, pero sí les muestra las claves del funcionamiento social en el pasado. Es por lo tanto un inmejorable laboratorio de análisis social. La Historia, como ejercicio de análisis de problemas de las sociedades de otros tiempos, ayuda a comprender la complejidad de cualquier acontecimiento, de cualquier fenómeno social – político, y de cualquier proceso histórico analizando causas y consecuencias. Aquí radican sus mejores posibilidades formativas.

Comentar

Click aquí para enviar un comentario