Ecos del Día E o Desobediencia civil Día I

El Ministerio de Educación Nacional ha venido realizando, desde el año 2015, el Día de la Excelencia Educativa o “Día E”, que este año estableció la variante de celebrarlo cualquier día de la semana comprendida entre el 21 y 25 de octubre de 2019. En nuestro caso, se celebró el 24 de octubre desarrollando dos talleres o encuentros paralelos, uno con quienes atendieron la propuesta del MEN y el segundo entre quienes siguieron las recomendaciones y orientaciones de FECODE, que como organización sindical  expresa en su comunicado de prensa que “El Ministerio de Educación Nacional, mediante la Resolución 008881 de agosto 26 de 2019, ha convocado a una nueva versión del autodenominado Día “E” o de la “Excelencia”, sus versiones históricamente, no han pasado de ser un Día Efectista o de Engaño, al pretender centrar la discusión del asunto de la calidad de la educación, “evaluando” la Escuela, desatendida, desfinanciada y abandonada a su suerte por los sucesivos y mezquinos gobiernos neoliberales, pero a renglón seguido, sin autoridad alguna y con perversa intención de descalificarla”.

Reunidos 40 maestros de 48 que conforman nuestra planta de personal se atendió la agenda propuesta en el marco de la desobediencia civil al Día E, impulsada por la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación, como un encuentro propositivo y dirigido a una reflexión pedagógica sobre el quehacer de aula y las acciones que el Ministerio de Educación realmente debería implementar para garantizar una educación pública de calidad. En este sentido, frente a la desobediencia civil programada para el jueves 24 de octubre, los 40 docentes de la I.E. Federico Ángel del municipio de Caldas Antioquia seguimos las orientaciones del sindicato de maestros de Antioquia ADIDA y la Federación.

La jornada es presidida por Miguel Ángel González Cárdenas, delegado sindical de ADIDA por el municipio de Caldas, Ricardo Steffens Gómez, Líder de Calidad institucional y Sergio Restrepo león, uno de los líderes del proyecto de democracia y paz de la IEFA, quienes ofrecen un cordial y alentador saludo, además de un fraternal agradecimiento por haber atendido el llamado a la desobediencia. En primera instancia, se advierte que el Día E es una estrategia para implementar una nueva forma de evaluación, a través el Índice Sintético de Calidad, de cuyos resultados dependerán los recursos que la Nación gire a las Instituciones Educativas. FECODE se opone a estas políticas que siguen al pie de la letra los mandatos de la OCDE.

Algunos educadores y los directivos trabajaron lo que orientó el Ministerio de Educación, y otros lo definido por FECODE. El gran problema que existe, es que hay muchos compañeros que no saben cuál es el propósito final del Día E, que lo que busca es que las instituciones educativas pierdan su autonomía escolar y que a futuro los salarios de los maestros van a depender de los resultados de las pruebas Saber. En virtud de lo cual, también reiteramos que el “Día E” seguirá siendo el Día I, de la Indignación y de la desobediencia civil activa a una nefasta política estatal.

Se comparte el informe que resultó de la jornada Día I (de la Indignación) del año inmediatamente anterior, jornada que se llevó a cabo el 16 de mayo de 2018 en la sede DOS (Barrio Cerezos).  El informe registra las reflexiones y conclusiones a que hubo lugar del encuentro que se realizó paralelamente a la propuesta 2018 por parte del MEN. En éste, se destacaron los avances y proyectos pedagógicos importantes que hacen carrera en la institución y la necesidad de hacer seguimiento a los procesos institucionales y el fortalecimiento del proceso formativo de nuestros estudiantes.

Se entiende que la desobediencia y la resistencia a esta jornada programada por el MEN no implica desconocer la importancia de sus referentes en torno a la institucionalidad y en esta oportunidad al SIEE (Sistema Institucional de Evaluación de los estudiantes), y en su contexto a la evaluación de los estudiantes.

La evaluación del aprendizaje constituye una importante función que todo profesor debe saber realizar como parte de su actividad docente, sin embargo es frecuente constatar la existencia de diversas dificultades que afectan la calidad de la misma. En este contexto la propuesta del MEN para el presente año tuvo como objetivo general la reflexión que debe surgir sobre el SIEE como mecanismo permanente para retroalimentar y enriquecer las prácticas educativas, de tal manera que se logre avanzar en los procesos de enseñanza, desarrollo y aprendizaje de los niños, niñas y adolescentes.

Los maestros Federiquianos, en su mayoría, consideran que el SIEE reconoce su autonomía, no obstante, también expresan una ambivalencia al referirse en el mismo porcentaje tanto a los sentimientos de ansiedad y preocupación por las exigencias que demanda el SIEE, como al agrado ante esta experiencia.  Todavía se evidencian, en algunos de nuestros docentes, las dificultades para comprender el SIEE y la nueva normativa debido a que son directrices que pretenden convertirse en la principal herramienta pedagógica para el mejoramiento de la calidad educativa y orientar el cambio de uno de los procesos más complejos y que presenta mayor resistencia, como es la evaluación. Aunque el MEN (2009) evidencia el proceso participativo de construcción colectiva y la posterior receptividad positiva de la ciudadanía.

Un sector del colectivo manifiesta sentimientos y actitudes, debido a las nuevas demandas que se le hace al maestro, en el sentido de implementar estrategias novedosas en el campo de la evaluación porque el decreto es una clara invitación a los colectivos de maestros y a las instituciones educativas, para que trabajen con todos los actores de la comunidad educativa, a fin de “consolidar mejores prácticas educativas, ambientes de aprendizaje y de evaluación, para apoyar los aprendizajes de los estudiantes”. La dimensión de estas demandas puede estar relacionada con la presencia de desconcierto, ansiedad y preocupación en los maestros que se notó en la discusión, al encontrar que “la tarea de construir un sistema institucional, es un proceso amplio, complejo, de mucha responsabilidad y gran relevancia en cualquier institución escolar” (MEN, 2009:34).

No obstante, otros maestros expresan su agrado con esta experiencia que demanda el ejercicio de la autonomía escolar, establecida desde el año 1994 en la Ley General de Educación, y según el MEN (2009: 34) se trata de abandonar la idea de “tener un único modelo y sistema de evaluación de los estudiantes para todo el país”. En consecuencia, se hace necesario dialogar y llegar a consensos con toda la comunidad educativa, conocer la cultura escolar, los contextos, además implica el estudio, reflexión, análisis, “para no generar efectos contrarios a los previstos o que lo que se plantea en SIEE no vaya más allá de la introducción de conceptos novedosos que no cambian en nada las prácticas tradicionales”. Estas últimas suscitan inquietudes para su mejoramiento, lo cual debe hacerse a través de propuestas de investigación o políticas de seguimiento, que algunos docentes reconocen como inconvenientes, sin explicación o argumentos válidos aparentes.

La jornada estuvo tan interesante, que más allá de las reflexiones y el análisis a que hubo lugar, algunos docentes la consideraron de mucho aprendizaje.

Comentar

Click aquí para enviar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.