Lo que nos dejó el foro educativo municipal 2021

La educación y sus dinámicas es el tema prioritario en la agenda del país y por supuesto de las regiones y las localidades, es lo ideal, sobre todo para quienes hacemos parte del sector educativo y dinamizamos el proceso  participando, promoviendo el debate público, generando y articulando propuestas y acuerdos, impulsando el empoderamiento de la sociedad civil, para influir en la formulación, implementación y vigilancia de las políticas educativas y para promover su eficacia en el ámbito de los derechos, la equidad y calidad de la educación colombiana, antioqueña y particularmente Caldeña.

En este sentido, no alcanzamos a descubrir en esta versión del foro educativo Caldeño estas prioridades o al menos se percibió una tímida alusión a las problemáticas que se ciernen alrededor del sector y que debieron fluir como asuntos que motivarán la conversación, la discusión y el debate, analizar esas problemáticas y proponer soluciones, acciones que no se dieron, alejándonos de la verdadera esencia del foro.

A no ser porque la moderadora, la docente de la Universidad Lasallista, Julia Victoria Escobar Londoño, escudando la simpleza de las llamadas experiencias significativas de algunas instituciones Educativas, con buen oficio y disposición pudo explicar e interpretar la intencionalidad de las mismas y a partir de allí darle luz a la realidad educativa local desde algunos relatos escolares, de lo contrario, todo se hubiese perdido.  

La aspiración del magisterio es que estas experiencias se presenten o se planteen para dar soluciones innovadoras al problema encontrado o en cuestión sea de tipo académico o administrativo y que, por supuesto, sus resultados trasciendan la eficiencia que regularmente se obtiene con las prácticas pedagógicas tradicionales en un contexto particular, en este caso de carácter local. Lo que se confirma, a mi modo de ver, es que fue más de lo mismo. ¿Qué tendrá de pedagógico- significativo para el proceso educativo describir una vivencia cotidiana escolar usando como forma de narrarla una trova?

La respuesta podría validar la importancia de las narrativas escolares y las prácticas docentes, pero no podemos confundir la esencia de una experiencia pedagógica significativa con un relato. Muchas de las cosas que ocurren en las escuelas están vinculadas, obviamente, con el proceso formativo; otras, con aspectos burocráticos y asistenciales del sistema educativo. Somos uno de los espacios sociales más observados, regulados y reglamentados, de allí que, las diversas actividades de las escuelas no tienen ni valor ni sentido si no son vividas, experimentadas, contadas y recreadas por sus protagonistas, por quienes las habitamos diariamente. Hasta allí, bien por ello.

Desconocimiento del objeto de la convocatoria

El foro educativo debió contemplar encuentros previos institucionales para pensar, reflexionar y hacer propuestas sobre la educación de Caldas. Al menos un gran sector de los educadores que asistimos no teníamos una mínima información sobre lo que se iba a tratar, y mucho menos sobre el trámite de temas, experiencias y protagonistas, todo fue sorpresivo y frustrante.

En condiciones y características normales este encuentro debió convocar, previa invitación, a estudiantes, docentes, directivos docentes y familias a reconocer y discutir los logros y retos que la comunidad educativa ha identificado en el retorno a las aulas y poner en evidencia los avances, recursividad, innovación y propuestas que desde el 2020 se gestaron para fortalecer el currículo de las Instituciones Educativas Caldeñas. No obstante, nos fuimos en blanco. En un relato muy plástico y libreteado una niña de una escuela rural, a través de un vídeo casero, narra su experiencia del trabajo remoto en casa, imagino que se asumió como un buen ejemplo, que patentizara esos retos y esos logros y que por supuesto creó confusiones en algún sector del auditorio.

Además del encuentro que se llevó a cabo en la Universidad Lasallista, y desde donde se originó la acción básica de lo que se hizo como foro, en los demás encuentros remotos, el auditorio fue un simple espectador, sin protagonismo, sin foro.

A manera de conclusión

Estamos en mora de imprimirle el valor y el sentido a los foros educativos en nuestro municipio. Cargar su tramite, entendiendo que es un espacio de debate público, intercambio de  saberes,  reflexiones y  visualización  de  los  retos  que  plantea  la  promoción de aprendizajes significativos para la vida, a instituciones educativas que se fortalecen y se reinventan para asegurar trayectorias educativas completas que favorecen el pleno desarrollo de los individuos y el progreso y transformación de nuestras comunidades.

De esta manera, la conversación a la que se invita a los diferentes niveles y actores del sistema educativo en este escenario de encuentro, gire entorno a los procesos de  planificación, mediación Pedagógica y evaluación formativa que  incentiven aprendizajes que cobren sentido para la vida de las personas. Esta perspectiva está lejos de materializarse en los foros con las características con la que se planean los locales, como en efecto ocurrió en este 2021.

Comentar

Click aquí para enviar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× ¿Cómo puedo ayudarte?