Jornada en torno a la Convivencia Escolar

El departamento de orientación psicopedagógica y el comité de Convivencia de la IEFA, organizaron la jornada de la Convivencia Escolar de acuerdo a lo establecido en la Resolución Departamental N° 007658 (4 marzo de 2011). La tarea es seguir aunando esfuerzos para reivindicar los valores ciudadanos y de manera responsable se pretende, decididamente, potenciar la prevención de la violencia escolar e introducir en la cultura de la institucionalidad nuevas estrategias para la promoción de la convivencia.  El objetivo central de estas jornadas es fortalecer el desarrollo de competencias institucionales y personales en los actores educativos que contribuyan a una asertiva gestión de la convivencia escolar.

En esta oportunidad se desarrollaron algunas actividades comunitarias y de aula, las cuales se patentizaron el día 27 de septiembre; en las cuales, se brindaron conceptos claves para repensar el rol de las emociones en la escuela, además de compartir estrategias para favorecer un entorno emocional de aula. La jornada se realizó en dos momentos:

El primero de ellos se desarrolló en la placa deportiva, de ambas sedes,  en reunión comunitaria, en donde se presentó una Obra de teatro basada en el aprendizaje de la expresión de tu ira: la queja constructiva

Luego en las aulas se trabajaron indistintamente tres talleres de acuerdo a las características de los grupos y la elección de los docentes directores de grupo:

Es posible concluir reconociendo que, mejorar la calidad de la educación constituye un compromiso clave que tenemos como sociedad, debiéramos explicitar a qué tipo de calidad nos referimos. Una educación de calidad trasciende la asimilación de un conjunto de contenidos disciplinares, se refiere también, y principalmente, a la posibilidad de formar personas íntegras, integrales e integradas, capaces de vivir en sociedad, sosteniendo relaciones humanas respetuosas y significativas en la construcción de su propia identidad.

Las Instituciones educativas debemos proveer a los niños y jóvenes las condiciones óptimas y las experiencias que favorezcan tanto el aprendizaje académico como el desarrollo de capacidades personales y sociales. Las experiencias escolares negativas pueden interferir en el interés, en la motivación y en la autoestima de nuestros alumnos, y es nuestra responsabilidad como docentes hacer todo lo posible para que esto no suceda. El desarrollo de estas capacidades socio-emocionales es el objetivo de la Educación Emocional como proceso educativo innovador, y requiere de docentes preparados para llevar adelante una práctica continuada, que se inicia en los primeros años del desarrollo y debe continuar a lo largo de toda una vida.

Un especial reconocimiento a los miembros del comité de convivencia, en particular a la docente orientadora Lina Martínez y al docente Vladimir Mora por su disposición y buenos oficios para la buena marcha de la jornada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Comentar

Click aquí para enviar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.