Compromiso de la IEFA en la presencialidad escolar

La reapertura gradual progresiva de los colegios representa una fase importante, pero existen muchas dudas al respecto. En el regreso a las aulas, ha sido importante que el equipo directivo hubiese planeado y trabajado reconociendo tres momentos que garantizan la seguridad dentro de la escuela: el momento anterior al regreso, el momento de y durante la reapertura y el momento que implica el sostenimiento de la seguridad una vez se abrió nuestra Institución.

Volver a la IEFA, en ambas sedes, ha implicado necesariamente la construcción de nuevos modos de organizarnos, de relacionarnos y de vivir la experiencia educativa. Cada una de las actividades que hasta ahora resultaban conocidas por todos los miembros de nuestra comunidad educativa debieron ser revisadas a la luz de las medidas de protección y seguridad para favorecer el cuidado de todos y cada uno de nosotros.

A lo largo de los meses que hemos transcurrido sin asistir a clases presenciales, la sociedad ha ido sensibilizándose e incorporando nuevos hábitos y prácticas para el cuidado todos. Hoy podemos decir que, en mayor o menor medida, están presentes en nuestros hábitos cotidianos, la importancia del lavado de manos, la higiene de todas nuestras prendas y objetos, el cuidado de no toser sin protección o llevarse las manos a la cara. Los estudiantes, en sus diferentes niveles, han ido apropiándose de estas prácticas con la ayuda de las personas adultas y han internalizado, de alguna manera, la idea de que cuidarse es la mejor forma de cuidar a los demás. Estas nociones acerca del autocuidado y la responsabilidad por el bienestar colectivo es probablemente uno de los aprendizajes más importantes sobre los cuales construir el bienestar y la posibilidad de sentirnos seguros en las Instituciones Educativas.

Resignificar los lugares públicos como lugares seguros es un trabajo importante que también se construye desde la escuela. Se trata de abordar la seguridad no solo desde las medidas de salud e higiene, sino también desde la dimensión emocional y social que las instituciones involucran. En este sentido, recuperar el espacio escolar como lugar seguro implica elaborar las emociones vividas en este tiempo, recuperar el cuerpo y la presencia en el encuentro, siempre incorporando los aprendizajes del autocuidado y el cuidado los demás. Se trata de darle un nuevo valor a la fortaleza del tejido social que nos contiene en el marco de nuestra comunidad educativa. La IEFA es un lugar seguro cuando nos cuidamos entre todos, nos respetamos y podemos hablar y compartir lo que sentimos.

Fuente Principal:

EL REENCUENTRO EN LA VUELTA A LAS CLASES PRESENCIALES 5 DESAFÍOS, 5 PROPUESTAS, UNICEF Argentina

× ¿Cómo puedo ayudarte?